Hallazgos científicos del zorro de Darwin o Chilote en Oncol abren expectativas para su subsistencia

Población recientemente estudiada en Parque Oncol, de ARAUCO, abre nuevas fronteras para la superación de las dramáticas brechas de subsistencia que amenazan a este particular mamífero.

El zorro chilote o zorro de Darwin (Lycalopex fulvipes) es un cánido endémico del sur de Chile. Fue descrito por primera vez en 1834 por Charles Darwin, quien lo clasificó erróneamente como una subespecie del zorro chilla (L. griseus). Se considera una de las especies de cánidos en mayor riesgo de extinción en el mundo. No tiene subespecies. Fotografía: Javier Cabello

Fue a inicios de esta década cuando la atención se centró en el zorrito de Darwin catalogado como especie en Peligro Crítico, tras comprobarse la existencia de una tercera población de estos mamíferos en la selva costera valdiviana y coincidentemente en zonas del Parque Nacional Alerce Costero, la Reserva Costera Valdiviana y Oncol.

El hallazgo desarrollado en ese entonces por un equipo multidisciplinario de investigación, representó un paso fundamental para dilucidar su origen y evolución, ya que hasta ahí sólo se sabía que la Cordillera de Nahuelbuta (región del Biobío) albergaba a la única población continental de la especie, además de la Isla Grande de Chiloé.

Ahora un nuevo avance se dio a conocer en torno al zorro de Darwin gracias a investigaciones enfocadas esta vez en parque Oncol, predio de ARAUCO declarado en 2011 por esta empresa como un área de alto valor de conservación. Ahí, un equipo encabezado por el docente de Medicina Veterinaria de la Universidad San Sebastián sede Patagonia Javier Cabello, determinó recientemente una “diversidad genética exclusiva” en el zorro de Darwin, característica que favorecería su mayor reproducción, y en consecuencia sus expectativas para lograr subsistir.

“Debemos considerar que el zorro de Darwin o Chilote habita sólo en Chile, y en el país contábamos con dos poblaciones aisladas a gran distancia entre ellas; la primera en Nahuelbuta y la segunda en Chiloé, ambas con una diversidad genética muy reducida, incluso más baja que otras especies en peligro crítico de extinción como el Lince Ibérico”, comenta Javier Cabello, quien además es presidente de la ONG Chiloé-Silvestre.

Y agrega: “esta escasez genética podría impactar en la capacidad de reproducción del animal, o en su capacidad para enfrentarse a nuevos agentes patógenos. Por eso el hallazgo logrado en parque Oncol, por ejemplo, de nuevos individuos y de hembras saludables y genéticamente diversas, hace creer que hay una mayor diversidad genética de la que se pensaba en torno a esta especie, lo que es muy favorable para su sobrevivencia y evitar su extinción en el mediano plazo”.

Fotografía: Javier Cabello

Para arribar a estas conclusiones, Cabello detalla que fueron necesarios estudios ecológicos y genéticos realizados durante 2016 en las zonas boscosas que rodean la red de senderos al interior de Oncol. Ahí se instalaron trampas-cámaras y jaulas especiales que permitieron la captura de ejemplares, a quienes se les tomaron muestras biológicas para los estudios de genética y condición sanitaria; esto último en coordinación con el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG.

Cabe destacar que el equipo multidisplinario que sustentó las investigaciones fue compuesto por representantes del Departamento de Conservación e Investigación del Parque Zoológico Buin Zoo; Centro de Conservación de la Biodiversidad “Chiloé-Silvestre”, Universidad San Sebastián sede Patagonia; el Doctorado en Medicina de la Conservación de la Universidad Andrés Bello; y el Laboratorio de Conservación Biológica de la Universidad de Chile.

ÁREA DE CONSERVACIÓN

Las investigaciones en Oncol se enmarcan en un contexto más amplio que se traduce en la ejecución de un modelo de gestión y conservación de la biodiversidad que impulsa ARAUCO en el Parque, y que en 2012 lo llevó a ampliar su superficie de 700 a casi 3 mil hectáreas bajo conservación, las cuales fueron declaradas por la empresa como un Área de Alto Valor de Conservación (AAVC). Este modelo definió objetivos en materia de investigación y monitoreo, educación ambiental y vinculación territorial con los vecinos.

Gustavo Escobar, encargado de Biodiversidad de ARAUCO, puntualizó que la empresa posee un total de 12 áreas declaradas como de Alto Valor de Conservación Biológica, entre Temuco y Osorno, las cuales están distribuidas en seis comunas, representando un total de 22 mil hectáreas de bosque nativo insertas en el patrimonio local. “Actualmente resguardamos colectivamente la biodiversidad en todas estas áreas, aunque Oncol es la más emblemática pues ahí iniciamos en 2012 un modelo de gestión participativa con las comunidades aledañas al parque, donde se suman expertos locales, nacionales y extranjeros”, aseguró.

BIOFOREST

Desde 2013 la empresa ARAUCO, a través de su filial Bioforest, definió un modelo de distribución potencial para el zorro de Darwin, y que se tradujo en un mapa de distribución. Éste se alimenta de datos provenientes del uso de altas tecnologías de teledetección óptica, así como del monitoreo comunitario con el que apoyan las comunidades vecinas. A esto se suma un registro de puntos de ocurrencia desde los primeros avistamientos conocidos del animal en Caramávida, en el Biobío.

Marcelo Dumuihual Altamirano / Jefe de Comunicaciones ARAUCO, Región de Los Ríos.

Fotografía: Javier Cabello

94 lecturas