A diez años de implementación de la Reforma Procesal Laboral se ha cumplido con el objetivo fundamental: un mejor acceso a la justicia laboral

Hoy en día, se han agilizado los juicios, se aumentaron los tribunales laborales y se cuenta con Defensa Laboral gratuita y especializada para los trabajadores(as) de escasos recursos.

En estos días se cumplen 10 años desde la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Laboral en Chile, desde el 31 de marzo de 2008, en su primera etapa en las regiones de Atacama y Magallanes, y después progresivamente en el resto de nuestro país, en que se fue modernizando la justicia laboral y con ello, brindando tutela judicial efectiva a los derechos de los trabajadores(as).

En nuestra región, la nueva justicia laboral se inició en la última etapa, el 30 de octubre de 2009 y con ella se creó la Oficina de Defensa Laboral, servicio que nace al amparo de la Corporación de Asistencia Judicial, dependiente del Ministerio de Justicia, y que hoy posee dos oficinas en las principales ciudades de la región, una en Coyhaique y otra en Puerto Aysén.

En ese sentido, el balance institucional es bastante positivo, ya que se ha logrado cumplir con los principales objetivos trazados al realizarse esta última gran reforma a la justicia chilena. En la época, se diagnosticaron ciertas deficiencias en el acceso a la justicia que requerían ser abordadas de manera integral en el sistema y en todo el país, por lo que durante el primer Gobierno de la presidenta Bachelet, se planteó esta reforma como parte del sistema de protección social que buscaba entre otras cosas, brindar tutela judicial efectiva a los derechos de los trabajadores(as).

Antes de la reforma procesal laboral existían sólo 20 tribunales especializados en el país y 11 estaban en la Región Metropolitana, ninguno en nuestra Región de Aysén, los procedimientos eran escritos, lentos y poco eficaces, la duración promedio de un juicio en juzgado laboral era de 300 días y en un juzgado no especializado de 420 días, los juicios con sentencia condenatoria donde se logra obtener el pago a los trabajadores(as) era cerca de un 20% y había una falta de protección efectiva de los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras, dada la ausencia de defensa laboral.

Con esta reforma, que se fue implementando gradualmente, se agilizaron los juicios, que hoy demoran en promedio cerca de 30 días de tramitación en un procedimiento simplificado como es el monitorio y aproximadamente 90 días en procedimientos de aplicación general, y han aumentado considerablemente los procesos con resultado positivo para los trabajadores(as), en más de un 85% de las causas se obtiene sentencia favorable, conciliación en juicio o avenimientos. También se aumentó la cantidad de tribunales especializados, jueces y funcionarios en todo el país, contando con un Juzgado de Letras del Trabajo en nuestra región en la ciudad de Coyhaique; y para la representación judicial gratuita de los trabajadores(as) se creó la Defensoría Laboral, cuya misión es proporcionar defensa laboral de alta calidad profesional a los trabajadores y trabajadoras que carezcan de recursos para contar con abogado, velando por la igualdad ante la ley, por el debido proceso y fortaleciendo el equilibrio de las partes del conflicto laboral.

Al respecto, la abogada jefa de Estudios de la Defensoría Laboral,  Sandra Espinoza Tordecilla, señala: “A una década de la entrada en vigencia de la reforma procesal laboral, esta ya se ha consolidado en todo Chile, y con ello un sistema de justicia que ha logrado dar mayor protección a los derechos de los trabajadores(as), quienes cuentan con la posibilidad de ser representados gratuitamente en juicio por abogados(as) especialistas a través de la Defensoría Laboral, institución que antes no existía, y que actualmente da cobertura en todo el país y a la jurisdicción de los cinco tribunales de la región, por lo que estamos hablando de una tutela judicial efectiva.”

Las materias más consultadas en las Oficinas de Defensa Laboral siguen siendo los despidos injustificados, indebidos o improcedentes, así como el cobro de indemnizaciones y prestaciones laborales adeudadas por concepto de años de servicios, remuneraciones, feriado, gratificaciones y horas extraordinarias, entre otras. También denuncias por vulneración de derechos fundamentales y demandas de desafuero laboral.

La Defensoría Laboral cuenta con dos oficinas a nivel regional, una en Coyhaique y otra en Puerto Aysén, y en las demás comunas se trabaja en conjunto con los abogados de la Corporación de Asistencia Judicial. Por lo que los trabajadores y trabajadoras pueden acercarse a los consultorios jurídicos de dicho servicio en Puerto Cisnes, Cochrane y Chile Chico, a realizar sus consultas.

Se informa que las oficinas de la Defensoría Laboral en Coyhaique están ubicadas en calle Prat N°202 segundo piso, fono 67-2573266 y en Puerto Aysén en calle Sargento Aldea N°1376, fono 67-2573269.

Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest