Artesanas de Panguipulli se destacan en interesante proyecto “Volver a Tejer” de INDAP – PARIS

Artesanas de localidades rurales de la comuna de Panguipulli, provincia de Valdivia, Región de Los Ríos, forman parte de una  propuesta de agregación de valor al hilado tradicional chileno, iniciativa conjunta entre el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y Tiendas Paris, y que busca recuperar y poner en valor el oficio textil. En esta ocasión llega al mercado nacional con  artículos de vestuario para niños y niñas de 2 a 8 años.

La ejecución del proyecto estuvo a cargo de la Fundación Ona, que coordinó a las artesanas en talleres técnico-prácticos para cumplir con los estándares de calidad requeridos. El desafío de innovación estuvo en entregar por primera vez prendas terminadas -en años anteriores fueron ovillos- y en la creación y uso de una materia prima única en el mundo: un tripe hilado 100% natural y nacional compuesto por 40% de baby alpaca, 40% de llama y 20% de oveja.

Hilado con identidad

Las tejedoras, que trabajaron con técnicas de palillo, pertenecen a las localidades de Huerquehue, Tralcapulli, Dollinco, Chauquen, Huellahue, Melefquen, Tralahuapi, Coihueco, Ñancul, Tallos Altos y Huitag, comuna de Panguipulli, en la región de Los Ríos.

Para crear este hilado, denominado “raza local”, que busca representar nuestra rica geografía, se adquirieron las materias primas directamente con productores ganaderos de las zonas norte (llama), centro (alpaca) y sur (oveja). tanto el hilado como el teñido, con tintes biodegradables.  El proyecto también incorporó una matriz de trazabilidad desde el origen, que da cuenta de cada cadena del eslabón productivo, desde cuántos animales fueron esquilados y en qué predios hasta las fichas técnicas de los procesos, pasando por quienes confeccionaron los diferentes artículos, algo nuevo para el retail.

Margarita Llinquiman Lemonao, artesana en lana de oveja, del sector de Ñancul, Panguipulli, señaló “estoy feliz de haber tenido esta oportunidad de poder capacitarme, más aún cuando vivo tan lejos de todo, esto ha sido un regalo.  Estoy muy agradecida de INDAP por brindarnos esta oportunidad, a las mujeres artesanas, y a Fundación Ona por enseñarnos técnicas muy interesantes y que desconocía, como por ejemplo, seleccionar la lana de diferentes partes de la oveja”.

Rosalía Collinahuel Caniullan, del sector rural de Tralahuapi, Panguipulli, su principal rubro es el telar,  dijo, “esta es mi segunda vez que participo del proyecto “Volver a Tejer”, la primera vez participé con Telar y quiero decir que, ahora, esto me ha servido mucho, porque aprendí a utilizar el palillo y he confeccionado muchos chalecos y todo en muy poco tiempo.  Estoy feliz y agradecida, porque también ganamos platita para nuestro bolsillo con este aprendizaje”.

Juanita Pacheco Díaz, vive a 8 kilómetros de Panguipulli y es tejedora a palillos y a telar, indicó que la experiencia de participar en “Volver a Tejer” ha sido importante, “fue un gran desafío personal, ahora me siento más segura, porque uno aprende a trabajar para  pedidos grandes. También conocimos todo el proceso de la lana, un equipo nos enseñó desde la esquila, el lavado, el teñido, el hilado y ver el producto final, es sin duda un gran orgullo para mí”.

Exitosa alianza público-privada

Carlos Recondo, director nacional de INDAP, afirmó que esta alianza con Paris “busca ampliar los mercados para que las artesanas puedan comercializar en mejores condiciones sus productos y, por su parte, los consumidores accedan a prendas únicas y de gran calidad, 100% hechas a mano y con una materia prima única”.

Añadió que la iniciativa tiene un conjunto de virtudes, que comienzan en la producción ganadera, siguen en las manos de las artesanas y llegan con un valor agregado al mercado, “y nos muestra el camino que debe seguir INDAP y que ha trazado el gobierno del Presidente Piñera, asociatividad y encadenamiento productivo, algo que vamos a seguir replicando”.

 “Como empresa estamos emocionados. Creemos que este trabajo es maravilloso y esperamos que sea reconocido por nuestros clientes. Yo quería más productos, porque me parecían pocos, pero espero que sea el inicio de muchos proyectos más. Con estas nobles fibras de llama, alpaca y oveja, nuestros niños van a estar súper abrigados este invierno”, expresó la gerente de Negocios Infantil Paris, Jeanne Marie Delherbe.

Para la directora ejecutiva de Fundación Ona, Macarena Peña, esta quinta versión de “Volver a Tejer” fue una locura, porque la innovación es locura. “Hemos unido por primera vez el mundo del patrimonio cultural del  tejido y el patrimonio natural de la fibra, que también es nuestra herencia. Este trabajo es con fibra del predio, lo que hasta hace unos años era técnicamente imposible. Otro salto es que entra la prenda final al punto de venta, por lo tanto la cadena de la moda entera es local, trazable y sustentable. La tercera novedad es que Paris está comprando las prendas a través de su departamento comercial y esperamos que tenga una buena venta, porque así se abren más ventanas. Este es un proyecto replicable y es posible seguir sumando con apoyo público y privado. Es un proyecto de personas, es como una artesanía social. Aquí hay compromiso personal, trabajo profesional y pasión y amor por el tejido”, afirmó.

Las prendas, chalecos y gorros se comercializarán a través de colecciones de las marcas Tribu y Umbrale Kids en las Tiendas Paris de Alto las Condes, Parque Arauco, Casa Costanera, Mall La Dehesa, Mall Marina Arauco, Mall Plaza El Trébol, Portal Temuco y Paris.cl.

Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest