Nueve pingüinos han varado este año en playas de la Región del Biobío

En lo que va de este año Sernapesca ha realizado al menos 9 rescates de pingüinos varados en las costas de la región. Cuatro de ellos han sido en la comuna de Tomé, tanto en las playas de Coliumo como en Dichato.

Claudio Báez, director regional de Sernapesca, indicó que “nuestros distintos equipos de las oficinas de Tomé, Talcahuano, Coronel y Lebu, realizan turnos 24/7 para acudir a los llamados por denuncias de varamientos de fauna marina protegida. De los pingüinos rescatados este año, dos ya han sido retornados a su hábitat luego de ser evaluados y descartados problemas que afecten su reinserción. Lamentablemente 5 han fallecido, y  dos continúan internados, uno en el zoológico Parque Safari Chile de Rancagua, y el otro en evaluación por parte del Médico Veterinario Cristian Herrera, en el centro Ñacurutú de Coliumo, a quien agradecemos muchísimo su colaboración”.

Sobre el caso de este último pingüino en el centro Ñacurutú, Cristian Herrera mencionó que “el pingüino venía con una lesión en la zona cervical con una herida bien grande, se le hizo una cirugía y se le reconstruyó parte del tejido, y debería evolucionar bastante bien, porque resultó bien la operación. Tenemos muy buenas expectativas”.

El veterinario comenzó a trabajar en enero de este año en alianza con Sernapesca, lo que ha catalogado como una experiencia muy positiva: “Se nota preocupación de los miembros del servicio, están consultando por los pingüinos, ha sido muy bueno trabajar con Sernapesca, se nota mucha dedicación”, aseguró.

Desde Sernapesca llamaron a la ciudadanía a reportar la varazón de fauna marina herida al 800 320 032, recordando que el avistamiento debe considerar la distancia mínima de 50 m, para no estresar a los ejemplares, para resguardarse de mordeduras y enfermedades que puedan transmitir los animales; y por ningún motivo alimentar ni hostigarlos.

Desde el organismo fiscalizador indicaron además, que las especies marinas muchas veces salen a descansar o por mudas, y en ese caso, si no hay lesiones visibles, hay que alejarse porque el animal retornará a su hábitat por sus propios medios.