Sernapesca orienta a pescadores artesanales sobre la normativa

Con una exposición sobre Habilitación Sanitaria de Embarcaciones participaron funcionarios del Programa Pesca Artesanal Sernapesca Biobío, en la Charla de Prácticas Sustentables y cuidado de recursos pesqueros que se realizó en Caleta San Vicente, Talcahuano. En la oportunidad participaron también funcionarios de IFOP y de la Seremi de Salud.

El equipo del Programa de Pesca Artesanal está en constante contacto con los pescadores artesanales de la región para hacer difusión de la normativa a través de exposiciones que se planifican con las diversas organizaciones y sindicatos. “La habilitación sanitaria de embarcaciones es un programa voluntario para los armadores y quienes cumplen con los requisitos quedan en el listado de embarcaciones que pueden proveer materia prima a plantas de proceso que exportan a la Unión Europea. Los requisitos están referidos principalmente a condiciones de manejo, almacenamiento e higiene durante la pesca”, explicó Juan Carlos Salas, jefe de Programa de Pesca Artesanal de la Dirección Regional de Sernapesca Biobío.

Durante todo el año los funcionarios de este programa, desde la Dirección Regional de Talcahuano y desde las oficinas de Tomé, Coronel y Lebu, efectúan reuniones y talleres con el objetivo de prevenir conductas que contravengan la normativa por desconocimiento. Sernapesca además, realiza difusión enfocada en las pesquerías más estratégicas para la zona: merluza común, jibia, reineta y la pesquería conjunta de sardina común y anchoveta. “Buscamos advertir sobre ilegalidades, exponiendo a los pescadores y armadores de manera clara los contenidos de la normativa. De esta forma el Programa Pesca Artesanal cumple un rol de fiscalización preventiva. En conjunto con la Coordinadora de Pescadores Artesanales de Jibia de San Vicente, sindicato de caleta Dichato y sindicato de la caleta de Coliumo, ya se han realizado charlas con excelentes resultados”, indicó Salas.

Dentro de las consultas más frecuentes, están: las formas de acceso a las pesquerías, las cuotas, vedas y tallas mínimas de los recursos. También hay interés en conocer detalles de la Ley de Caletas y el sistema de Bitácora de Pesca Artesanal, vigente desde fines del año pasado, y que consiste en un formulario vía papel o electrónico, en donde la flota artesanal mayor de 12 m de eslora, y aquellas menores con arte de cerco, deben dar cuenta de su operación.

Para este año, el Programa Pesca Artesanal de Sernapesca se ha puesto como objetivo aumentar las acciones de difusión y capacitación en las caletas que se encuentran más aisladas geográficamente, como la Isla Santa María e Isla Mocha.