Campaña REDUCE+ de WWF: la bolsa zombie adelanta Halloween y siembra el terror entre especies marinas durante todo el año

Las bolsas plásticas tienen una duración promedio de 15 minutos, pero luego de esto siguen deambulando en el ambiente y demoran más de 400 años en degradarse, convirtiéndose así en verdaderos zombies.

infografia_reduce_opt_529029Esta bolsa zombie vive en cada rincón de nuestras ciudades, pero también llega en imparables hordas hasta el océano, donde se convierte en una grave amenaza para la vida marina y la salud de los mares.

A pesar de este aterrador panorama, aún está en nuestras manos detenerla: REDUCE+ no utilizando bolsas plásticas, y harás que estos espeluznantes muertos vivientes desaparezcan de nuestras calles y nuestra costa.

Esta es la invitación que hace la organización de conservación WWF Chile con su campaña REDUCE+, la cual pone el foco en la primera y más importante de las llamadas 3Rs de la sustentabilidad.

El llamado de esta ONG es a reducir el uso o consumo de bolsas plásticas y a preferir alternativas sustentables para el transporte de productos.

Detener la contaminación en nuestros mares está en tus manos, reduce tu consumo de bolsas plásticas y únete a nuestra causa.
Cada año grandes cantidades de basura terminan en nuestros océanos y afectan a miles de animales marinos en Chile. El científico e investigador, Dr. Francisco Viddi, nos da a conocer en un video este problema.

Los plásticos que llegan al mar

La desintegración de los fragmentos de plástico se fotodegradan (gracias a la luz del sol) y con el paso del tiempo se hacen casi imperceptibles a simple vista. Estos diminutos trozos de polímeros actúan como una especie de “esponja química”, pudiendo concentrar los más dañinos contaminantes que se encuentran en los océanos, como hidrocarburos y pesticidas, entre ellos el DDT. Estos restos son consumidos por pequeñas especies marinas, lo que hace entrar a estos contaminantes en la red trófica y generar daños que pueden llegar hasta nosotros, los humanos, cuando consumimos productos del mar como pescados, mariscos y algas.

Datos recogidos por WWF Chile y el Centro Ballena Azul (CBA) en el marco del monitoreo de cetáceos que se realiza desde hace casi 10 años en el Golfo de Corcovado, al sur de Chiloé, dan cuenta de la contaminación y presencia de basura en el mar, representando una amenaza importante para las ballenas azules que se alimentan y crían en esta zona, así como para otras especies marinas presentes en el lugar, por lo tanto es un hecho que el plástico está presente en nuestros mares y debemos hacer algo para revertirlo. ¿Cómo? Con algo muy simple y al alcance de todos. Reduciendo el consumo de bolsas plásticas para transportar nuestras cosas.

Detener la contaminación en nuestros mares está en tus manos, reduce tu consumo de bolsas plásticas y únete a nuestra causa. Comparte el video de la BOLSA ZOMBIE e infórmate sobre cómo detenerla en http://chile.panda.org/sala_redaccion/campanas/

Comparte video: https://www.youtube.com/watch?v=Qe8-Vl9UD2o 

Campaña Reduce +

Cada año grandes cantidades de basura terminan en nuestros océanos y afectan a miles de animales marinos en Chile. El científico e investigador, Dr. Francisco Viddi, nos da a conocer en un video este problema.


La desintegración de los fragmentos de plástico se fotodegradan (gracias a la luz del sol) y con el paso del tiempo se hacen casi imperceptibles a simple vista. Estos diminutos trozos de polímeros actúan como una especie de “esponja química”, pudiendo concentrar los más dañinos contaminantes que se encuentran en los océanos, como hidrocarburos y pesticidas, entre ellos el DDT. Estos restos son consumidos por pequeñas especies marinas, lo que hace entrar a estos contaminantes en la red trófica y generar daños que pueden llegar hasta nosotros, los humanos, cuando consumimos productos del mar como pescados, mariscos y algas.

Datos recogidos por WWF Chile y el Centro Ballena Azul (CBA) en el marco del monitoreo de cetáceos que se realiza desde hace casi 10 años en el Golfo de Corcovado, al sur de Chiloé, dan cuenta de la contaminación y presencia de basura en el mar, representando una amenaza importante para las ballenas azules que se alimentan y crían en esta zona, así como para otras especies marinas presentes en el lugar, por lo tanto es un hecho que el plástico está presente en nuestros mares y debemos hacer algo para revertirlo. ¿Cómo? Con algo muy simple y al alcance de todos. Reduciendo el consumo de bolsas plásticas para transportar nuestras cosas.

Por Daniel Carrillo WWF Chile