Comité Iniciativa de Nahuelbuta conoció experiencia de The Nature Conservancy en la Reserva Costera Valdiviana

Una visita de dos días realizó una delegación de cerca de 40 personas del Ministerio de Medio Ambiente, municipalidades y Gobierno Regional del Bío Bío y La Araucanía, además de representantes de organizaciones sociales y comunales que pertenecen al Comité de Iniciativa de Nahuelbuta.

Visita Comité NahuelbutaCon el objetivo de conocer  e intercambiar experiencias, se realizó el pasado 19 y 20 de noviembre una visita al área protegida privada que administra The Nature Conservancy en la Región de Los Ríos con el apoyo de BHP Billiton. La actividad contempló durante la primera jornada exposiciones para conocer la historia y el funcionamiento de la Reserva Costera Valdiviana para luego realizar una visita al Sendero inclusivo Los Colmillos de Chaihuin. Durante la segunda jornada, los visitantes conocieron las experiencias de vinculación de la RCV con la comunidad local, interiorizándose de los casos del Comité de Agua Potable Rural de Chaihuín – Huiro y el acuerdo para el Manejo Ganadero Comunitario suscrito con propietarios de ganado de las localidades de Chaihuin y Cadillal.

La visita surgió  del interés por conocer más luego de una exposición realizada por el Gerente de la Reserva Costera Valdiviana, Alfredo Almonacid, en un curso de Gestión Adaptativa para Profesionales del Medio Ambiente, patrocinado por el GEF SNAP. “En esa oportunidad, el Seremi de Medio Ambiente de La Araucanía me solicitó coordinar  una visita para funcionarios y otros actores del área de Nahuelbuta, para conocer la experiencia que teníamos en temas de conservación y de gobernanza, en función del esquema  que estamos implementando junto con CONAF entre el Parque Nacional Alerce Costero y la Reserva”, explicó Almonacid.

El Comité de Iniciativa para la Conservación de la Cordillera de Nahuelbuta, está compuesto por gente de muy diversos orígenes, desde recolectores de productos no madereros, municipios, ONG locales, educadores ambientales, profesores e ingenieros forestales de las regiones del Bío Bío y La Araucanía. Todos ellos se unieron para impulsar un diálogo que permita tomar acciones concretas para la conservación de la Cordillera de Nahuelbuta.

Uno de los impulsores del Comité es Bernardo Reyes, ecólogo y Director de la ONG Ética de los Bosques, quien sostuvo que esta visita es de suma relevancia para comprender mejor la función que cumple la conservación y el diálogo con las comunidades locales para el desarrollo de este tipo de proyectos. “La idea es convertir al territorio de Nahuelbuta en una reserva de la biósfera, logrando que dos regiones, Bío Bío y La Araucanía, se encuentren y se comprometan con la conservación. Queremos que esta Reserva cree el escenario o la tarima para que esta delegación se inspire y se llene de la energía para volver a recrear esta oportunidad en la cordillera de Nahuelbuta”, concluyó.

Alvina Sepulveda, recolectora de productos no forestales de la comuna de Los Álamos, señaló: “Todo lo que hemos visto es maravilloso para poder replicarlo allá. Me llevo toda esta información para poder transmitirla a mi gente y abrirle los ojos, si acá en Valdivia se logró allá también se puede hacer”.

En tanto, el Seremi de Medio Ambiente del Bío Bío, Richard Vargas, valoró el trabajo que se ha realizado en la RCV durante estos años como iniciativa privada de conservación. “Estamos en presencia de un importantísimo aporte, no solo a la protección del territorio sino que en la generación de una experiencia innovadora en la relación con la comunidad, el territorio y en la protección de los recursos ecosistémicos. Creemos que lo que aquí se ha hecho después de la depredación del bosque nativo, significa que hay una luz de esperanza si nos esforzamos y colaboramos entre todos para alcanzar los niveles de protección que nuestra naturaleza necesita”, sostuvo.

En el mismo plano, el alcalde de Purén, Jorge Rivera, destacó la iniciativa de  la RCV “porque es un inmenso proyecto, digno de imitar. Nosotros tenemos la obligación de conservar los ambientes para las generaciones que vienen, y quienes estamos en cargos de autoridad tenemos la obligación moral y ética de trabajar en pro de la conservación”.

Finalmente, Alfredo Almonacid manifestó su satisfacción al ver cómo el trabajo que se realiza en la Reserva ha ido generando el interés de otras localidades por conocer más profundamente el modelo de gestión que se ha implementado. “En Nahuelbuta existe una complejidad de actores con las que se debe trabajar, por lo tanto para ellos era de gran interés conocer cómo nos hemos organizado y cómo se ha gestado este modelo de gestión que podría servirles para enfrentar los desafíos de conservación que tiene la cordillera de Nahuelbuta. Ojalá que podamos entregarles información y experiencias que les sirva para que puedan avanzar con éxito en lo que ellos se han propuesto para ese territorio”, puntualizó.