El origen del Año Nuevo por el mundo

El 2015 prácticamente se acabó, recordemos y celebremos todo lo bueno que nos trajo o enterremos este año bien oculto en el baúl de los recuerdos y mentalicémonos en el año que se viene.

año-nuevo-chinoCerrar un ciclo para comenzar uno nuevo y que éste sea mejor que el anterior, de esta forma interpretamos el Año Nuevo, un día en el cual somos capaces de hacer lo que sea para tener mejor fortuna, por eso no es extraño que usemos lencería amarilla o ver a  los vecinos comiendo uvas a media noche, saliendo con sus maletas a dar vueltas por la manzana o barriendo la entrada de sus casas, todo esto porque a lo largo de la historia estas cábalas o suposiciones han sido transmitidas y son símbolo de buena suerte.

Sin embargo, y a pesar de realizar anualmente estos rituales, pocos saben sus orígenes y el valor histórico-social que el Año Nuevo tiene en diferentes culturas.

La historia detrás del último día del año

640px-Saint-remy-de-provence-cadran-solaireEn Babilonia se realizaba el festival Akitu, este es el primer registro de la celebración del Año Nuevo. Como muchas civilizaciones antiguas estas basaban su calendario en los ciclos agrícolas. Durante la primera luna nueva de marzo se recolectaban las cosechas y se preparaban para la siguiente siembra, esto finalizaba con una gran fiesta, donde se invocaba por un nuevo año lleno de abundancia.

Como podrás notar celebrar el Año Nuevo el 1 de enero es una costumbre bastante novedosa, pues no siempre esta celebración se llevo a cabo en aquella fecha. Fue en 1582 cuando el Papa Gregorio XII sustituyó el calendario juliano (calendario basado en el movimiento del sol para mediar el tiempo) e impuso a todos los países católicos el calendario gregoriano, el que utilizamos actualmente.

Poco a poco se fue incorporando el calendario gregoriano al mundo de occidente, aceptándose que el nuevo año comienza el 1 de enero y no el 21 de marzo o el 21 de junio como se solía celebrar antiguamente.

Muchas culturas y religiones coinciden festejar el Año Nuevo el 1 de enero, sin embargo existen muchas otras que se resisten a la imposición de fecha, pues para ellos no tiene ningún significado especial.

SHOFAREn su mayoría los judíos celebran el Rosh Hashaná (que en hebreo significa “cabeza del año”) el primero y segundo día del tishrei (séptimo mes del calendario hebreo, o sea entre septiembre y octubre), fecha próxima al equinoccio de primavera, día en que según su tradición fue creado Adán. Durante la víspera se toca el shofár (instrumento ceremonial – cuerno de carnero), el sonido de este instrumento llama a los judíos a la meditación, al autoanálisis y a retomar el camino de la justicia. El 1 de tishrei no sólo es el primer día del año, sino que además tiene la particularidad de predestinar todos los hechos que ocurrirán durante el año.

Por su parte, la cultura nórdica celebra cada solsticio de invierno con la fiesta de Yule, la que originalmente duraba trece días. En la actualidad la cultura neopagana ha hecho esfuerzo para reconstruir esta fiesta, denominándola “ocho días solares festivos”. Esta celebración tiene como objetivo reunir a la familia, recordar a los ancestros y amigos ausentes, a modo simbólico se realiza una gran cabalgata nocturna que representa el dejar todo atrás y comenzar desde cero, y como toda festividad se culmina con una gran cena  como signo de abundancia.

Los musulmanes reciben el Año Nuevo en el mes de Muharram, cuya particularidad es que puede caer en cualquier mes gregoriano, en árabe el Año Nuevo se llama R’as as-Sana, día que no posee algún trasfondo religioso, por lo cual muchos musulmanes recuerdan en esta fecha la vida del profeta Mahoma.

Unas de las fiestas más populares de Año Nuevo es la China. Esta celebración se realiza la primera luna nueva entre fines de enero y mediados de febrero, también es conocida como “Festival de Primavera”, una de los fiestas tradicionales más importante chinas. Para recibir el Año Nuevo la gente limpia sus casas con escobas viejas, las que luego son botadas; se cuelgan carteles y faroles de color rojo, se lanzan fuegos artificiales y petardos, todo esto con la esperanza de alejar la mala suerte y atraer la prosperidad.

La fiesta del otro hemisferio

we-tripantuExisten varios pueblos originarios de la América indígena que tienen su propia manera de ordenar el paso del tiempo, pensamiento respaldado en base al conocimiento compartido que se tiene de la naturaleza. Este conjunto de saberes incluye el estudio y observación profunda del espacio exterior, en especial del movimiento de la luna. Algunos de estos pueblos se encuentran en Chile, los cuales celebran por costumbre y tradición el Año Nuevo durante el solsticio de invierno al igual que en otras culturas latinoamericanas.

Los Rapanui, en Isla de Pascua, dan inicio al Año Nuevo durante el solsticio de invierno realizando un culto a los antepasados Aringa Ora, frente a los altares ceremoniales. Este rito simboliza una nueva temporada de siembra de los recursos naturales, tanto terrestres como marinos.

El Año Nuevo mapuche, o We tripantu, se efectúa durante la noche del 23 de junio y se espera hasta el amanecer, la ceremonia comienza antes de que el sol se oculte y es dirigida por una machi o por el longo del lugar. Este ritual alude a la renovación y el equilibrio de la naturaleza, momento donde la madre tierra inicia un nuevo ciclo de vida.

El primer registro que se tiene en Chile sobre la celebración de Año Nuevo es a fines de la década de 1860 y es organizada por la elite de la región metropolitana un 1 de enero. Posteriormente, en 1890 esta festividad se desarrollaba en las calles de la ciudad en torno a un gran espectáculo, desde entonces se organizan bailes privados, conciertos y los tan populares fuegos artificiales.

Entonces ¿Cuándo debemos festejar el Año Nuevo? Luego de leer las distintas fechas y el porqué de esta celebración en todo el mundo y en distintas épocas, es válido concluir que el Año Nuevo es un evento que puede ser personal o cultural, en familia, con amigos o solo, lo importante es que podemos celebrarlo cuando nos sea realmente significativo y así darle un valor único a este nuevo comienzo.

57 lecturas