Día de la Eficiencia Energética: Avances y desafíos regionales. Por Pablo Díaz, seremi de Energía de Los Ríos

Si nos proponemos ser referente nacional en eficiencia energética, el potencial está.

Seremi de Energía Pablo Díaz (1)

 Cada 5 de marzo se celebra el Día Mundial de la Eficiencia Energética (EE) y es importante hacer una reflexión sobre cómo este concepto puede delinear la visión de nuestra región. Lo primero que debemos destacar es el enorme impulso que hemos dado a la creación de una cultura del buen uso de la energía en colegios, juntas de vecinos y grupos de adulto mayor, entre otros; llegando a más de 3 mil personas capacitadas durante el 2015 y teniendo ya como meta llegar a más de 4 mil 500 familias en la región durante 2016.

Además, tenemos dos convenios de EE con los Centros de Salud Familiar (CESFAM) de Futrono y Lago Ranco, que permitirán mejorar la gestión de estos recintos para el beneficio de sus usuarios. En el área de Educación, está nuestro programa “Descubre Tu Energía”, único en el país y destacado a nivel nacional, el cual acerca la energía a los estudiantes más vulnerables de nuestras comunas, posicionando la formación de ciudadanos conscientes de su entorno, como el centro de la gestión de esta Secretaría Ministerial.

No obstante, también hay desafíos. El primero de ellos tiene que ver con una visión regional. Y si nos proponemos ser referente nacional en eficiencia energética, el potencial está; tenemos profesionales de alto nivel en áreas como el diseño, la construcción, los procesos y la educación, sin dejar de lado el ingreso de la Ley de EE este 2016. Pero es necesario también que el sector público dialogue con el privado, las instituciones de educación y la ciudadanía con objetivos y énfasis claros y concretos.

Solo un ejemplo, si estamos impulsando los alimentos con valor agregado en la región, ¿por qué no poner recursos regionales para que este sector realice auditorías de EE e inversión compartida?  Podríamos agregar valor también desde la cadena de producción, obteniendo bienes y servicios con marca propia, con sello sostenible. Estos, son solo un par de ejemplos que nos muestran que  la EE no es solo para las familias, sino que debiera ser parte de lo que somos como región, parte de un sello particular que en algún momento nos podría colocar a la vanguardia de este tema a nivel país. A seguir trabajando; avances hay muchos y desafíos también.