Formación ciudadana para la construcción de un sociedad basada en el respeto. Por Erna Guerra, seremi de Educación Los Ríos:

Los establecimientos educacionales se transforman en la primera experiencia de convivencia entre pares, pudiendo así los alumnos ensayar a futuro su rol como ciudadanos.

Hoy la presidenta Michelle Bachelet ha dado un paso importante para fortalecer la Democracia de nuestro país al promulgar la Ley de Formación Ciudadana, iniciativa que permitirá a los ciudadanos desde la educación pre escolar conocer e incorporar de forma progresiva los conocimientos y actitudes para una adecuada convivencia democrática.

Los principios de esta ley son convergentes con la Reforma Educacional que impulsamos y tiene directa relación con la Ley de inclusión, en el sentido que la Formación Ciudadana es parte también de una concepción amplia y comprensiva de la calidad de la Educación. La Formación Ciudadana es parte de la calidad de la Educación.

Quiero recordar que desde el 2014 la Intendencia de Los Ríos junto a la Seremía de Educación, desarrollan un programa piloto de Formación Ciudadana con estudiantes de 6º básico con el objetivo de acercar a los jóvenes a las instituciones y autoridades públicas, interactuando con ellas para así obtener conocimientos relevantes de nuestras organización democrática, iniciativa que ha recibido apoyo de Diario Austral, permitiendo con ello llegar a diversos lugares de nuestra región con conocimientos que profundizan  los conceptos que unidos dan forma nuestro sistema democrático.

Sin duda, esta iniciativa impone al sistema educativo un gran desafío, pues releva la necesidad de hacer visibles, formas y estrategias que permitan a las organizaciones educativas incorporar una política curricular con enfoque en la educación ciudadana, para así entregar a las nuevas generaciones una formación para la vida cívica y la comprensión de la ciudadanía global, a fin de propiciar una convivencia integradora con el claro objetivo de trabajar por la cohesión social.

A través de la historia diversas formas de organización han demostrado que la única forma de valorar y promover estos derechos fundamentales es a través de una sociedad democrática, mediante la cual los ciudadanos pueden actuar como iguales en derechos y deberes, pero también en un amplio marco de libertad, porque ser ciudadano entre otras cosas es resolver los conflictos con el dialogo y no con alguna forma de violencia.

Así, los establecimientos educacionales, en cuanto a una comunidad de iguales entre los alumnos, se transforman en la primera experiencia de convivencia entre pares, pudiendo así ensayar a futuro su rol como ciudadanos. Junto con la entrega de los conocimientos necesarios para comprender el rol de las instituciones públicas, la democracia y la sociedad, el desarrollo de estas prácticas les posibilitará, durante su vida adulta, valorar el espacio público como lugar de convivencia en que su participación e inclusión, al igual que en el grupo curso, es fundamental.

Esta Ley establece que todos los establecimientos educacionales del país deberán contar con un Plan de Formación Ciudadana, acorde con su Proyecto Educativo Institucional. Este plan debe ser público, ya que el director debe darlo a conocer al Consejo Escolar a comienzos de cada año, siendo su existencia fiscalizada por la Superintendencia de Educación.