Estudiantes del colegio Bernardo Felmer de Lanco dieron cierre a proyecto sobre calidad del aire

Elaboraron material informativo para la comunidad y desarrollaron un juego de cartas educativas sobre contaminación del aire

IMG_6689 (1)La contaminación atmosférica, no solo es la principal preocupación de las grandes ciudades del sur de Chile o el Gran Santiago, en las comunas de la Región de Los Ríos existe un especial interés en la temática. De tal manera que el Centro de Padres del Colegio Bernardo Felmer de Lanco, decidió el 2015, estudiar con seriedad “La Ruta del Humo: ¿Qué Respiramos en Lanco?”, nombre que llevó su iniciativa.

Este proyecto fue postulado en la Línea de Cambio Climático y Descontaminación, del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente. La intención es colaborar en la generación de conciencia sobre los efectos nocivos para la salud humana de la contaminación atmosférica de origen domiciliario, a través de la educación ambiental, empleando datos obtenidos en su propia comuna.

En la ceremonia de cierre del proyecto la seremi Carla Peña hizo hincapié en lo que gobierno está haciendo respecto de la calidad del aire: “hace poco entraron en marcha 4 nuevos planes de descontaminación, el plan de la ciudad de Valdivia está en proceso, hemos realizado programas de recambio de calefactores y hace poco en nuestra región se firmó una nueva política del uso de leña. Son varias las acciones en materia de descontaminación atmosférica que se están implementando” afirmó.

Agregó además que “proyectos enfocados en esta línea, desarrollados con tanta rigurosidad como el del Colegio Felmer, siempre serán apoyados por esta seremi”, finalizó.

En tanto la directora del Establecimiento Educacional, Claudia Felmer, expresó: “yo creo que cuando uno opta por este tipo de iniciativas, son hartas las incertidumbres también que se tienen, pero cuando está la confianza, lo cual sobrepasa las incertidumbres y te dices, hay que jugarla hasta el final y veremos, y compartiremos los resultados; pero la verdad es que este proyecto superó mis expectativas”, dijo.

Esta iniciativa fue apoyada principalmente por el Instituto de Ciencia Químicas de la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral de Chile, quienes verificaban las muestras y analizaban su contenido.