Fernando Hales, presidente de Pymemad Los Ríos: “La industria de la madera es lejos la que más aporta economía a la región”

Abrirse camino a la innovación y exportar los productos madereros son los principales desafíos de la agrupación de pequeños y medianos empresarios forestales de la región de Los Ríos.

DSCN2221 (1)La industria forestal y su producción local han sido por décadas el sustento de miles de familias de Chile. En el sur, alrededor del 70% de los aserraderos se ubican en las regiones de Los Ríos, Bío Bío y la Araucanía. En Los Ríos, el 58% de la superficie se encuentra cubierta de bosques, concentrando el territorio el mayor porcentaje de crecimiento del bosque plantado. 

Pymemad los Ríos nace con una idea clara: agrupar a los pequeños y medianos industriales de la madera, ante la inexistencia de una asociación gremial que unificará a las  ciento treinta industrias de la región. Hoy cuarenta son las que participan activamente en pos de la fabricación, industrialización y  comercialización de la madera en Valdivia. Su presidente, Fernando Hales, explica que se reunieron hace algún tiempo para defender una industria que “es importantísima para el bienestar de la gente. No hay nada más trascendente en esta región que el tema forestal. Valdivia nació de la economía de los bosques plantados. De tal manera que si no hubiese ese elemento económico la gente no podría vivir”.

Sin embargo, lograr articular esta Asociación Gremial de Pequeños y Medianos Industriales de la Madera costó muchísimo: trabajar con distintas personas, con un directorio y conseguir que coloquen recursos no solo económicos, sino que también humanos, es complicado. Además, ese es un tiempo que vale mucho dinero, dice Fernando Hales

─Normalmente se dice que un trabajador mantiene ocho horas laborales, bueno, nosotros trabajamos 16 horas y mucho más: no tenemos jubilación, imposiciones, salud, no tenemos nada. Al revés, tenemos que dar eso.

A cambio, la mayoría son problemas que solucionar. “Las grandes industrias hacen su gran negocio y los pequeños y medianos industriales están sujetos a una serie de regulaciones no solamente con las autoridades, sino que también con las instituciones financieras, en que no hay recursos tampoco del Estado a esta industria que es tan importante para Chile”.

¿Por qué razón no hay recursos?

Lo ven de la siguiente forma: dicen que el segundo producto económico de Chile es la madera y sus derivados (el primero es el cobre). Las cifras dicen que las exportaciones de las maderas y sus derivados son espectaculares. Pero esa espectacularidad es para tres grandes industrias en Chile. No puede la autoridad pensar que nosotros somos parte de esa economía tan bullante.

¿Cuáles son esas tres grandes industrias?

─Arauco, CMPC y otras industrias, como Masisa.

Cabe destacar que por estos días, el gremio maderero se encuentra colaborando en la Comisión Investigadora de Colusión del Mercado del Papel Tissie. Fernando Hales junto a Henry Azurmendi, director de Pymemad Los Ríos, fueron invitados por la Fiscalía Nacional Económica a exponer en la Cámara de Diputados en Santiago sobre el mercado forestal y el funcionamiento del Decreto Ley 701. En la ocasión recalcaron que el principal problema es la estructura del mercado forestal altamente concentrada, que afecta la libre competencia.

La región de Los Ríos cuenta en la actualidad con más de 300 aserraderos. Cada uno mantiene aproximadamente 30 trabajadores. Es decir, hay 9 mil familias que viven de manera directa de la madera. “Tenemos que hacerles entender que esta industria no puede morir, que esta industria de pequeños y medianos forestales es importante para la economía”, insinúa Hales.

Sello único

Mientras tanto, los lineamientos del rubro se enfocan en obtener una buena calidad de madera ─ optando por la industria secundaria, es decir, la elaboración─ y abrir caminos a la exportación.

¿De qué manera están trabajando para lograr exportar sus productos?

─Tenemos el proyecto de tener una gran tienda fuera de Chile. En Panamá ya abrimos un mercado. Un mercado en Centroamérica donde cada uno de nosotros por más pequeño que sea va a poder lograr tener un lugar donde vender casi al detalle. La exportación tiene que tener una serie de elementos para poder llegar a tener no solo volumen, sino calidad. Hoy día tenemos industriales en la madera que son íconos a nivel nacional. Personas que hacen el producto de alta calidad y están logrando salir hacia afuera desde la región de Los Ríos. Buscamos que ese pequeño y mediano empresario de la madera tenga un sello único.

En esa búsqueda por la internacionalización se encuentran trabajando, además, mancomunadamente con el Instituto Forestal y la Universidad Austral. “Queremos introducir nuestros productos en los mercados donde no están las grandes industrias”, dice Hales. Por eso uno de los grandes proyectos para este año es la realización de un congreso en Valdivia que cuente con la ayuda del Consejo Regional, ProChile y Corfo.

─Estamos en conversaciones para lograr tener una gran feria en Valdivia, donde logremos insertarnos como el producto más grande de la región, donde podamos mostrar la industria; los productos, la maquinaria, por poca que sea. Y que de otras regiones y países vengan también  a Valdivia a mostrar sus productos.

¿Qué tipo de madera es la que comercializan?

─El 95% de los productos que nosotros procesamos es pino insigne (70%) y el resto,  oregón. Y algo de nativo, cuando me refiero a nativo, son bosques muertos; árboles que cayeron, que se pueden manejar de una manera muy compleja con la autorización de  Conaf, con quienes tenemos una relación permanente.

¿Cuál es el valor agregado que le dan los socios a la madera?

─Mucha innovación. Tenemos socios que tienen modificación a nivel celular de la madera. Esta es una industria de nuevas tecnologías que pueden competir a nivel internacional, son pequeños hoy día, pero yo creo que van a tener un crecimiento importantísimo. La autoridad se está dando cuenta que acá hay innovación que se están reinventando y haciendo nuevas ingenierías en los procesos.

En ese sentido, la asociación ha hecho convenios con Inacap, para que los ingenieros que se están formando en esa casa de estudios puedan hacer sus prácticas en las industrias madereras. “El tema del conocimiento para nosotros es importante; muchachos nuevos con nuevas ideas comienzan a fines de abril a trabajar con nosotros en los aserraderos, in situ trabajando con nuestros trabajadores con el fin de que puedan generar nuevas ingenierías”, indica. 

¿De qué zonas de la región extraen la materia prima?

─Desde Lanco, La Unión, Río Bueno, la cordillera. Nosotros tenemos en la región un bosque importante, su crecimiento es único dentro la cuenca.

Patrimonio y extracción

Lo que pretende el gremio es lograr tener un patrimonio que sea exclusivamente de las pymes para poder mantenerse en el tiempo.

¿Qué específica la normativa en relación a la extracción de madera?

─Las normativas son claras en cuanto a que todos deben tener un plan de manejo, en ese sentido, Chile tiene un avance espectacular. En la extracción de madera hay un crecimiento del bosque que es muy bueno. El bosque nativo debería  tener un plan de manejo que se deba trabajar y la verdad es que somos súper respetuosos con el medioambiente: para nosotros es importante la existencia de un bosque nativo, la existencia de un bosque que se pueda plantar, cosechar.

¿Qué es lo que hacen particularmente para evitar impactos en el medioambiente?

─El bosque que se cosecha es plantado. Las plantaciones de ese bosque son fundamentales para los suelos. Una de las cosas más importantes en los terrenos es la degradación del suelo, si tú no tienes bosque se comienzan a degradar. En este caso, con un bosque plantado tienes un buen suelo. Cuando en las cuencas hidrográficas tienes agua, el bosque con las plantaciones que tú realizas, no afecta absolutamente nada. Ese es un estudio del Instituto Forestal (INFOR).

Como PymeMad, llevamos como política la preservación de los bosques. Si no existieran los bosques, si no existiera la industria de la madera, si no existiera la celulosa, no podríamos vivir en un lugar tan hermoso como este que es turístico, que es cultural que es una ciudad muy amigable. La industria de la madera es lejos la que más aporta economía a la región.

¿Celco representa un inconveniente para ustedes hoy en día?

─Para nosotros todo es un aporte. Toda la industria del conocimiento, maquinaria, transporte, todo suma. Yo creo que es bueno. Uno puede tener algunas diferencias, pero finalmente se puede llegar a buenos acuerdos, llegar a tener una asociatividad. Este país no se hace peleando, uno tiene que llegar a lograr acuerdos.

Los diversos desafíos que enfrenta el rubro maderero no son fáciles de enfrentar, pero para Fernando Hales, presidente de Pymemad, nada es imposible, por lo que trabajan más que nunca en la búsqueda de conocimiento y nuevos horizontes dentro de esta competitiva industria.