Seremi de Educación, Erna Guerra: La lectura, una llave para conocer al mundo y a sí mismo

Las habilidades de aprender los códigos del lenguaje comienzan a adquirirse lentamente desde temprana edad y se mantienen de por vida, convirtiéndose en una prodigiosa llave para el acceso a la información y la adquisición de nuevos conocimientos.

Este 23 de abril se celebró a nivel nacional el día del libro, fecha que recuerda que la lectura es una de las actividades más importantes y útiles en la vida del ser humano,  la cual nos ha permitido trasmitir la cultura de nuestros pueblos, compartir información, reflexiones, entrar al mundo de la fantasía y desarrollar un sistema intelectual y racional fundamental para la adquisición de conocimiento y el desarrollo de la vida en sociedad.

Las habilidades de aprender los códigos del lenguaje comienzan a adquirirse lentamente desde temprana edad y se mantienen de por vida, convirtiéndose en una prodigiosa llave para el acceso a la información y la adquisición de nuevos conocimientos.

Es por ello que en nuestra región son múltiples las acciones que desarrolla el Mineduc para fortalecer la lectura en la Educación Pública, un ejemplo de ello es el Plan Nacional de Lectura, iniciativa  a través de la cual se desarrolla y fomenta la comprensión y el hábito de esta habilidad propia de los seres humanos, desde los niveles de educación parvularia y los dos primero años de educación básica, consistiendo esto en la dotación de bibliotecas de aulas y talleres de capacitación docente que buscan contribuir a mejorar la calidad de la iniciación de la enseñanza de la lectura de niños y niñas.

Durante el 2015, en nuestra región 72 establecimientos recepcionaron biblioteca de aula y este año serán 40 nuevos establecimientos públicos los que recibirán este aporte, ya que es fundamental fomentar la lectura en los niños puesto que les permite desarrollar la memoria, el lenguaje, la capacidad de abstracción y la imaginación, permitiéndole todo ello  conocer el mundo, conocerse así mismo y el entorno real.

Es por ello que debemos trabajar para hacer de la lectura un hábito en nuestros niños y jóvenes, para que cuando sean adultos el acto de leer sea un momento placentero que permita soñar, crear y razonar para así convertirnos en seres más tolerantes y respetuosos de las diferencias  de los demás. Aprender a leer y a comprender aquello que hemos leído, ese, es el principal desafío que todos tenemos actualmente.

El libro, en cada una de sus formas, es un instrumento precioso que contribuye a la educación y a difundir la cultura y la información, esta bibliodiversidad hace del libro más que una bella invención del ser humano para el intercambio de ideas más allá de las fronteras del espacio y el tiempo. –