TECHO-Chile lanza  su campaña Institucional titulada Techo es más que un Techo

Actualmente,  existen 693 campamentos donde viven 36.023 familias los cuales aún no cuentan con los servicios básicos.  TECHO-Chile ha apoyado a las familias más vulnerables desde el año 1997,  sin embargo este organismo ha evolucionado en su metodología de trabajo. Hoy TECHO-Chile  tiene la convicción de que la pobreza se puede superar si la sociedad logra reconocer que este es un problema prioritario y trabaja activamente por resolverlo.

Techo es más que un TechoEs así que hasta el día de hoy, ha sido EGIS de 83 proyectos de viviendas definitivas beneficiando a 6.925 familias, además la ONG  realiza refuerzo escolar a los niños de campamentos a través del programa Nuestra Sala; así como también,  se efectúan Talleres de Aprendizaje Popular donde los adultos aprenden un oficio y se apoya a la organización comunitaria. De esta forma, se cree necesario destacar los programas y las labores que se realizan.  Esto a través, de su campaña Techo es más que un techo, desde el 23 de mayo hasta el 12 de junio.

Así lo comenta el director regional de TECHO-Chile en Los Ríos “esperamos que la campaña sea una herramienta útil para demostrar donde TECHO está poniendo sus esfuerzos y cuáles son las principales carencias que viven las familias con las que trabajamos. Es en este sentido, decir que TECHO es más que un techo, quiere decir que somos educación, trabajo y hábitat, pues en estas temáticas es donde semana a semana voluntarios y dirigentes nos reunimos a buscar soluciones y levantar iniciativas”. 

También manifestó “Así mismo salimos a decir que lo que hacemos se ejecuta poniendo al centro a las familias, entendiendo que desde la organización comunitaria y desde potenciar lo colectivo es desde donde vienen las transformaciones más profundas”.

Específicamente, en Los Ríos aún hay 14 campamentos con 702 familias y según la encuesta Nacional de Campamentos el 3,6% de las personas que viven en campamentos en los Ríos asiste a la Universidad, un 57,8% de las viviendas no tiene acceso formal al agua potable, un 39% de las viviendas no tiene acceso formal a la electricidad, 89,1% de las viviendas no tiene alcantarrilado.