Rumbo a Selva Fría vía ruta fluvial: microcervecería de rivera en medio del bosque valdiviano

Espuma fina y persistente, aromas afrutados, cuerpo robusto, equilibrio perfecto entre dulzor y amargor. Respira, haz una pausa y bebe una de las mejores cervezas artesanales de Valdivia: “Selva Fría”.

A estas alturas ya sabrás que la ciudad de Valdivia es considerada la Capital Cervecera de Chile. En toda la Región de Los Ríos existen innumerables microcervecerías y puntos de ventas que ofrecen las distinguidas cervezas artesanales, pero existe una cerveza que permite conocer un poco más de la ciudad a través de un tour por sus característicos ríos. 

La aventura comienza en el Muelle Schuster. Aquí puedes abordar la motonave Pólux o Embarcaciones Bahia, barcos de la tradicional flota alineada en la costanera de la ciudad que integran Latitud 40, promotora turística de Valdivia; con destino a la localidad ribereña de Punucapa. En el trayecto atravesarás el Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter, originado como consecuencia del terremoto de Valdivia en 1960, en el que podrás observar flora y fauna típica de esta zona.

Luego de dos horas de viaje, rodeados de naturaleza e historia, hemos llegado al puerto de Punucapa. Aquí nos espera Rodrigo González, fundador y maestro cervecero de “Selva Fría”, una de las cervezas legendarias de la ciudad, empresa asociada a Latitud – 40.

Selva Fría: una cerveza que sube como la espuma

Luego de un viaje a Argentina, Rodrigo González decidió realizar su propia cerveza, ubicando su fábrica en la localidad ribereña de Valdivia.

“Selva fría comienza hace cinco años, luego de la separación original de otra cervecería que se había fundado también acá en Punucapa. Es en ese momento que parto con la marca Selva Fría. Esta empresa es pequeña y se identifica mucho con el lugar y el paisaje donde se encuentra; es una microcervecería de rivera en medio de la selva valdiviana”, relata Rodrigo.

Bajo el concepto de transportar a sus consumidores al corazón del bosque valdiviano, “Selva Fría” cuenta con tres tipos de cerveza. Golden Ale; una cerveza de 5,8 grados, de color dorado brillante y cristalina, se distingue por sus intensos sabores florales de lúpulo. Stout; cerveza negra de 8 grados, se caracteriza por su espuma densa, compacta y duradera, equilibrio perfecto entre dulzor y amargor. Y por último Punucapa Obon, cerveza rubia muy lupulada y refrescante pensada para las temporadas de mayor calor.

La microcervecería “Selva Fría” es la combinación perfecta entre experiencia y las mejores aguas de la región. Elaborada con las aguas de los faldeos orientales de la Cordillera de la Costa, “Selva Fría” se caracteriza por su sabor excepcional, que la han hecho merecedora de medalla de plata en la Copa Cervezas de América 2011, además su cerveza stout fue elegida una de las dos mejores de Chile por el destacado sommelier Pascual Ibáñez.

Como dato curioso, Rodrigo cuenta que antiguamente la famosa Cervecería Anwandter, fundada en 1851 por el colono alemán del mismo nombre, Carlos Anwandter, realizó acueductos subterráneos  debajo del río, una extraordinaria obra de ingeniería sólo originada para obtener las aguas de los faldeos orientales de la Cordillera de la Costa, aguas que actualmente Rodrigo utiliza en la producción de “Selva Fría”.

“Sin duda “Selva Fría” está claramente emplazada en un lugar que logísticamente no es lo más cómodo. Estar lejos de la ciudad muchas veces genera una complicación, pero a la vez representa la identidad que tiene esta cerveza con el lugar y por supuesto se aprovecha la espectacular calidad del agua que aquí se encuentra”, manifiesta Rodrigo.

Proceso y elaboración

La microcervecería “Selva Fría” se distingue por ser una cerveza artesanal y tradicional proveniente de aguas puras y correctamente tratadas, receta hecha por Rodrigo con dedicación y cariño.

“Selva Fría”, es una cervecería artesanal. Sus procesos están controlados a mano. Esto no significa que no sean minuciosos, ni tampoco que el control le quita lo artesanal, sino que implica cuidados constantes por el maestro cervecero, quien debe ir tomando decisiones respecto al proceso.

“La elaboración de la botella demora un mes. El primer tratamiento es cocer el mosto con flores de lúpulo, esto demora un día completo, cuando se elabora el mosto la  fermentación es aproximadamente una semana. En el caso de la botella, la cerveza tienen un proceso llamado segunda fermentación en botella o carbonatación en botella natural, esto significa que debe estacionarse en la botella dos semanas más, para que de esta manera surja el característicos gas de la cerveza”, señala Rodrigo.

El proyecto original de “Selva Fría” parte pensado en que esta no es sólo una fábrica, sino además un lugar donde uno pueda degustar el producto que aquí se realiza, Rodrigo menciona que durante años sólo ha funcionado como fábrica, pero se tiene proyectado para la temporada de verano abrir un patio cervecero, ya bautizado como “Puerto de la Lluvia”, en donde se podrá degustar la cerveza en los dos formatos, botella o shop, y también comer algo frente al muelle de Punucapa.

En el caso que no seas tan aventurero o simplemente no tengas el tiempo de visitar este atractivo espacio turístico, algunos de los lugares donde puedes encontrar shop de “Selva Fría” son restobar Árbol y Carre, restaurant  Puerto Canelos y Pastas Trigo en Valdivia. Además puedes hallar “Selva Fría” en botillerías o en supermercados.

Fiesta de la Cerveza Negra

Con la finalidad de promover la cerveza artesanal, la Agrupación de Cerveceros Valdivianos realizará una vez más este 15 y 16 de julio en el Parque Saval de Valdivia el “Festival de la Cerveza Negra”, donde se albergarán más de 10 stands que ofrecerán cerveza artesanal de diferentes lugares de la región, además de su tradicional parrilla musical.

Para quienes no han probado la exquisita cerveza artesanal “Selva Fría” ésta estará presenta nuevamente en el “Festival de la Cerveza Negra”, lugar idóneo para que disfrutes de una de las mejores cervezas de la ciudad de Valdivia, atrévete a probar la selva valdiviana y salir de lo convencional, llévatela a casa y disfrútala bien fría.

63 lecturas