Diputado Berger (RN) destacó mejoras al sistema de alta dirección pública

Limita a doce el número de directivos de confianza exclusiva del Presidente:

BergerTerminar con el uso de cargos al antojo del gobierno de turno, y garantizar que quienes lleguen a puestos directivos sean profesionales con garantías de estabilidad ajena a los vaivenes políticos, es el objetivo del proyecto que fortalece el sistema de Alta dirección pública (ADP), destacó el diputado Bernardo Berger(RN).

Entre otras materias la iniciativa limita a doce el número de directivos de confianza exclusiva del Presidente de la República. Los demás cargos deberán regirse por el sistema de concursabilidad de la ADP.

La iniciativa que se encuentra en su tercer trámite constitucional tiene por objetivo establecer nuevas funciones y atribuciones para la Dirección Nacional del Servicio Civil, a través de las cuales se le permite impartir directrices y ejercer tareas de coordinación y supervisión en materias de gestión y desarrollo de personas a los Ministerios y sus servicios.

El parlamentario agregó que  además se impartirá normas de general aplicación en materias relativas, al reclutamiento y selección de personas; concursos de ingreso y promoción; programas de inducción y  capacitación; sistemas de promoción y de calificaciones, así como también, referidas a buenas prácticas laborales.

“Considerando las atrocidades que hemos visto últimamente en cuanto a la gestión pública, creo es extremadamente necesario para que en Chile pueda haber una administración pública de calidad, independiente de quien esté en el gobierno. Una perfecta administración pública debiese tener sólo funcionarios y altos directivos que cumplan con la debida idoneidad, independiente del ámbito político o del gobierno de turno” sostuvo.

Berger añadió que “sin embargo, como eso es sólo un sueño que difícilmente puede cumplirse considerando que cada gobierno debe tener cargos de exclusiva confianza, me parece idóneo limitar el número a 12 cargos”.

El parlamentario agregó que con espera que con este proyecto se logre recuperar paulatinamente la confianza de la ciudadanía en las autoridades. “Los chilenos ven día a día cómo se han ocupado cargos con gente que no es capaz y que carece de toda idoneidad profesional y técnica bajo el argumento de las confianzas presidenciales, sistema que a mi juicio ya está bastante trastocado”.