Municipio de Panguipulli celebró Día Internacional del Turismo con trekking a milenario glaciar

Con una caminata al glaciar Pichillancahue, ubicado en el Parque Nacional Villarrica, el municipio de Panguipulli conmemoró el Día Internacional del Turismo, celebrado este 27 de septiembre.

Fueron unas 25 personas, provenientes de diversos puntos de Panguipulli,  Valdivia y Temuco, quienes tuvieron la oportunidad conocer este sendero en un escenario marcado por araucarias, nieve y hielos milenarios.

José Hugo Peña, de 74 años, quien junto a su familia participó por primera vez del recorrido, calificó la actividad como una experiencia motivadora. “Fue una experiencia muy bonita y debí haberlo hecho mucho tiempo atrás, por los años que tengo. No conocía los hielos milenarios y me tiene contento participar con mi familia. Espero poder subir al Mocho-Choshuenco”, indicó.

El administrador del Parque Nacional Villarrica, Región de Los Ríos, Darío Salas sostuvo que este tipo de actividades permite fomentar entre la comunidad el conocimiento sobre las áreas silvestres protegidas.

“Como institución y como Conaf nos interesa fomentar este tipo de actividades dentro de un área silvestre protegida porque es necesario que las personas conozcan lo que protegemos y creemos que ese es el primer paso, educar”, precisó.

Por su parte el encargado del Departamento de Turismo, Alex Valderrama, señaló que la caminata busca potenciar los atractivos turísticos en el Destino Sietelagos. En este marco, agradeció el trabajo público privado que se realiza en el territorio para el desarrollo económico.

“Agradecemos el trabajo público privado que se ha desarrollado en el Destino Sietelagos en la comuna de Panguipulli. Es por ello que felicitamos a todos las personas, turistas, empresarios y emprendedores que creen el turismo como un motor de desarrollo económico local para la zona”, subrayó.

El Glaciar Pichillancahue  se encuentra ubicado de oeste a este en el volcán Villarrica. Se accede por Coñaripe y se caracteriza por una capa de hielo cubierta por materiales provenientes de erupciones volcánicas, por lo que adquiere un particular color negro.

El sendero comienza a subir suavemente por un espléndido bosque de araucarias mezcladas con coigües y  lengas. Después de caminar 20 minutos se alcanza  el límite del bosque, donde  hay una espectacular vista de 360º al Volcán Villarrica al oeste, al Volcán Llaima y al Nevado Sollipulli al norte, así como al Volcán Quetrupillán y al Volcán Lanín al Este y por último, el Volcán Mocho-Choshuenco al sur.