Corregir el proyecto de Reforma a Educación Superior. Por Marcos Ilabaca Cerda Concejal de Valdivia

Nuestra condición de ciudad universitaria no sólo es la base para proyectar el desarrollo de una economía focalizada en el conocimiento y la creatividad. También es un motor económico para miles de familias

marcos-ilabaca-1Como ciudadano, concejal y candidato a alcalde de Valdivia, estimo de suma relevancia exponer mis discrepancias con el proyecto de ley de Reforma a la Educación Superior que impulsa nuestro gobierno.  Si bien estoy de acuerdo con la urgente necesidad de reformular el sistema universitario, sobre la base de la gratuidad universal y la calidad, la iniciativa presentada a discusión parlamentaria padece de graves falencias que podrían afectar gravemente a nuestra Universidad Austral de Chile y, por extensión, a la ciudad de Valdivia en su totalidad.

Nuestra condición de ciudad universitaria no sólo es la base para proyectar el desarrollo de una economía focalizada en el conocimiento y la creatividad. También es un motor económico para miles de familias que trabajan en rubros ligados a la vida universitaria. No hablamos solamente de académicos y funcionarios de las universidades. Servicios como el arriendo de casas y cabañas, locomoción colectiva, alimentación, entretenimiento y cultura, permiten generar ingresos a innumerables hogares de la ciudad.

En su discurso de celebración del 62° aniversario de nuestra Universidad Austral de Chile, el rector Oscar Galindo, planteó que la nueva institucionalidad propuesta el proyecto “pone en riesgo la posibilidad de que siga existiendo un sistema público mixto”.  Al distinguir entre universidades estatales y privadas, instituciones como nuestra Universidad Austral de Chile, que pertenece a todos los valdivianos y valdivianas, quedan en el limbo.

No se puede negar que la UACH es una universidad pública, originada en la organización de una comunidad regional. Coincido con el rector Galindo cuando plantea que la ausencia de propiedad privada o de control de cualquier persona o grupo de interés es lo que hace que una universidad se pueda considerar pública. Cualquier ciudadano o ciudadana de Valdivia puede ser socio de la universidad. La UACH es de todos y todas.

Otro punto que nos debe preocupar como valdivianos, es que el proyecto de reforma de la educación superior tiene un sesgo marcadamente centralista.  Propone fondos concursables para el desarrollo de la investigación, a los cuales deberán postular todas las universidades en “igualdad de condiciones”. Sin embargo, de no disponerse de mecanismos que incorporen variables de equidad territorial, se generará una concentración de esos recursos en la capital.

Nos sumamos, de esta manera, al llamado que realizó el rector Galindo para que las autoridades correspondientes incorporen las indicaciones que permitan corregir el proyecto, reconociendo la existencia de universidades públicas no estatales, como es el caso de nuestra Universidad Austral y estableciendo variables territoriales para la distribución de recursos orientados al desarrollo de la investigación.