La inclusión presente en las empresas valdivianas

Sence Los Ríos no sólo capacita, sino que también promueve la contratación de personas en situación de discapacidad.

En Valdivia, las empresas cada vez están apostando más por la inclusión laboral, abriéndose a la contratación de personas en situación de discapacidad, y donde varias de ellas son egresadas del programa +Capaz y/o contratadas a través del programa Aprendices, ambos del Sence Los Ríos. Así lo señaló la directora regional Loreto Cerda Mena, destacando a los negocios que han abierto sus puertas y creído en las personas con capacidades diferentes.

Ejemplos de ello son la Chocolatería Tradición del Sur, Frival, Restaurant Yang Cheng, Café Ipanema, El Buncker, Café Arturos, Más Río Restobar, y Café La Negra, quienes quisieron marcar la diferencia y darles una oportunidad a aquellos que muchas veces no la tienen. “Una de las fases del +Capaz es la intermediación laboral, donde se realizan los acercamientos entre las empresas y los egresados, y además está el caso del empleo con apoyo en el que se acompaña al trabajador en la primera etapa de inserción laboral”, explicó la directora del Sence.

Actualmente, los cursos +Capaz son inclusivos, es decir que deben tener las condiciones  para recibir a una persona con discapacidad. Paralelo a esto, está la Intermediación laboral que se realiza con los egresados, apoyando en el proceso de acercamiento con las empresas que requieren de trabajadores de un rubro específico.

“En el Sence Los Ríos, la inclusividad es un tema que se transmite permanentemente, y en especial luego de la medida presidencial de la Presidenta Michelle Bachelet con el lanzamiento del programa +Capaz en el 2015, el cual posee una línea especializada para personas en situación de discapacidad”, resaltó la autoridad regional.

 En el conocido Café Ipanema, en Valdivia, desde mayo de este año se encuentra trabajando Ana Flores, egresada del +Capaz y contratada a través del programa Aprendices, también del Sence. “Desde el principio me recibieron muy bien, y mi intención siempre es cooperar en todo sentido, ser un aporte a la sociedad y servir en lo que se necesite, me gusta estar moviéndome y sentir que soy de utilidad”, explicó.

 A su vez, Miguel Flández, dueño del local cuenta que “me gusta trabajar con gente que se haya capacitado, creo que alguien que se forme y aunque no trabaje en eso, se incentiva más. Además, es una motivación para mí y un desafío para ellos, me agrada poder ayudar y aportar para que reciban el beneficio económico del subsidio del programa Aprendices, eso los alienta aún más. En particular, Anita es una muy buena trabajadora, le gusta estar haciendo cosas y creo que para ella es un desafío permanente demostrar que es capaz”.

 Por su parte, Jaime Astete, dueño de El Buncker, también tiene entre su staff de trabajadores a una egresada de la línea especializada del programa +Capaz, y cuenta que “Marina ha sido un ejemplo para todos, es trabajadora, cumple con sus labores, llega a la hora, estamos súper contentos con ella, y sin duda es un aporte porque acá se trabaja harto”.

 Marina Mendoza realizó el curso de Asistente de servicios gastronómicos del +Capaz, y desde hace un poco más de dos meses trabaja los fines de semana en este tradicional pub restaurant valdiviano, pues los demás días se encuentra haciendo un preuniversitario para estudiar en la Universidad.