Arturo Norambuena, consejero regional por Los Ríos: “AZVI acudió al CORE sólo para hacer un blanqueamiento de imagen por lo sucedido con el puente Cau-Cau”

Tras la controversia que causó la presentación que solicitó la empresa española AZVI al Consejo Regional de Los Ríos (CORE) y que tuvo como finalidad demostrar la inocencia de ésta en la construcción del puente Cau-Cau, Arturo Norambuena (DC), ingeniero forestal y consejero regional por Los Ríos, explicó en detalle los motivos de su negativa frente a esta petición y las razones por las cuales abandonó la reunión con AZVI.

Norambuena manifestó su malestar principalmente hacia el presidente del Consejo Regional Elías Sabat (RN), quien aceptó poner en votación la ponencia requerida por AZVI en vez de rechazarla rotundamente debido a las intenciones que, según el consejero,  ésta quería lograr acudiendo al CORE, lo que finalmente provocó un conflicto político al dividir a los integrantes.

“Es primera vez que tenemos un impasse de carácter político en el Consejo. Los dos primeros presidentes mantuvieron una excelente convivencia política; sin embargo, en el caso AZVI hicieron un caso político y dividieron el consejo debido a la intransigencia y poco tino del presidente al poner este tema en la tabla de sesión, echando a perder la convivencia que había y que sólo busca el pulcro desarrollo de la región sin intereses políticos”.

El consejero agregó que esta solicitud efectuada por AZVI, además de lo mencionado anteriormente, tuvo que haber sido rechazada inmediatamente porque actualmente la empresa se encuentra en un litigio de 18 mil millones de pesos con el Ministerio de Obras Públicas (MOP), que al igual que el CORE son parte de la institucionalidad del Estado chileno.

“AZVI acudió al CORE sólo para hacer un blanqueamiento de imagen por lo sucedido con el puente Cau-Cau; es una empresa que está en conflicto con el Estado chileno y nosotros somos parte de éste. La relación que tiene el Estado con AZVI está sometida a los tribunales y no tiene nada que hacer en el Consejo Regional”.

A su vez, Norambuena, con colaboración de la Dirección de Vialidad del MOP, acusó que AZVI cometió una infracción grave al instalar recrecidos metálicos soldados sobre los Tableros Ortótropos del puente, ya que según las normas internacionales de la Asociación Americana de Oficiales de Carreteras Estatales y Transportes (AASHTO) esto no está permitido puesto que compromete el funcionamiento y estabilidad global de la estructura.

Asimismo, el consejero regional menciona que a través de este mismo informe se evidenciaron otras falencias en el trabajo de AZVI: la utilización de un tipo de acero no recomendable para la construcción de puentes; provocar una probable sobretensión en el recrecido que se utilizó para corregir los desniveles presentes en los brazos del puente; realizar perforaciones que complicarían las propiedades ortotrópicas del tablero y que además son absolutamente irreparables; y se cortaron y posteriormente soldaron las orejas de las bisagras fijas, lo que provocó una desalineación de estas.

Para el ingeniero, con la decisión de Elías Sabat se perdió el rumbo del CORE en la búsqueda del desarrollo de la región, convirtiendo al puente Cau-Cau en un mero tema político. Esto porque en caso de que los tribunales favorezcan a AZVI los responsables provendrán del primer mandato de Michelle Bachelet,  cuando se diseñó el proyecto; mientras que si el MOP sale victorioso los culpables derivarán del periodo de Sebastián Piñera, puesto que en ese entonces se aprobó el proyecto.