Ley Ricarte Soto benefició a 24 usuarios de la provincia de Osorno en 2016

Predominaron las patologías Cáncer de Mama y Artritis Reumatoide, ambas garantizadas por la ley en el diagnóstico, tratamiento y entrega de medicamentos.

El año pasado la Ley Ricarte Soto benefició a 4.000 usuarios y familias del país con el financiamiento del diagnóstico, tratamiento y entrega de medicamentos para cubrir las 14 patologías catalogadas de alto costo por el Ministerio de Salud y que están garantizadas bajo esta ley, dando muestra del compromiso asumido el año pasado por la Presidenta Michelle Bachelet de avanzar en mejorar la calidad de vida y abrir espacios de oportunidades equitativas en salud para la comunidad usuaria.

En la región de Los Lagos 171 usuarios resultaron beneficiarios con la Ley Ricarte Soto, 24 de ellos pertenecen a la Provincia de Osorno, una oportunidad de esperanza y alivio económico para las familias y sus seres queridos que ven en esta ley una garantía segura en el costo de sus enfermedades.

Es el caso de Karen Mora y Karen Azócar, ambas osorninas, usuarias del sistema público de salud que fueron diagnosticadas con Artritis Reumatoide y actualmente son beneficiarias de la Ley Ricarte Soto gracias a la gestión médica del Hospital Base San José que realizó todos los trámites para que ambas reciban gratis el medicamento Abatacept, fármaco de ampolla que en el mercado supera los 500 mil pesos, y que para el caso de ellas el tratamiento indica cuatro dosis mensuales.

Karen Azócar, quien se desempeña como manipuladora de alimentos en el Liceo industrial para sostener económicamente su hogar, a sus tres hijos y nieto, dijo estar muy agradecida por el apoyo profesional médico recibido para ser favorecida con la Ley Ricarte Soto, y es que particularmente nunca habría podido costear su enfermedad “por mis medios nunca iba a poder acceder a un tratamiento así. No he pagado nada desde que empecé el tratamiento, ha sido todo gratis, primero con el AUGE y ahora con la Ley Ricarte Soto. Son tratamientos caros que no hubiese podido costear”.

Una situación similar vive Karen Mora, madre de un pequeño de cuatro años y secretaria de un taller mecánico, quien valoró recibir el beneficio que otorga la ley. “Cuando el doctor me dijo lo caro del tratamiento, millonario, porque estamos hablando de varias dosis, me nombró la Ley Ricarte Soto, que costea medicamentos de alto costo para ciertos pacientes, por lo que postulé y luego de muchos exámenes e informes médicos, salí aceptada entre cientos de personas.”

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta principalmente a las articulaciones imposibilitando que las personas puedan desenvolverse con normalidad en el quehacer diario.

A nivel país, el aporte entregado el año pasado por la Ley Ricarte Soto para cubrir el tratamiento de Artritis Reumatoide superó los $1.776.965.400 de pesos, monto del cual fueron beneficiados 5 personas de la Provincia de Osorno diagnosticadas con Artritis Reumatoide Refractaria, entre ellos, los dos casos de las madres osorninas.

En el 2016 los recursos aprobados para la ejecución de la Ley Ricarte Soto superó los $33.530.549.000 de pesos de acuerdo a los datos registrados en el portal de FONASA, presupuesto que sólo para el pago de medicamentos a CENABAST contempló $33.528.260.891 de pesos, y para el costo de exámenes de diagnósticos más de $1.219.000 de pesos, montos destinados por este gobierno para fortalecer el sistema de salud como un derecho social para todos y todas los usuarios, a través de un sistema de protección financiera para diagnósticos y tratamientos de alto costo con una cobertura universal, sin importar la situación económica.

El Ministerio de Salud incorporó el 2016 tres nuevas prestaciones a la Ley Ricarte Soto, la imposibilidad prolongada de alimentación por vía oral, la enfermedad de Crohn Grave y Diabetes Mellitus tipo 1 inestable, asumiendo de esta manera 14 patologías de tratamiento de alto costo con financiamiento del Estado, abriendo más oportunidades a usuarios y familias del país que no tienen la solvencia económica para pagar las enfermedades de alto costo y que hoy cubre la ley que fue promulgada por el actual gobierno de Michelle Bachelet.

Katherine Salazar Márquez / Servicio de Salud Osorno