Se constituye Mesa Intersectorial de Salud Mental para Emergencias en Concepción

Con la finalidad de establecer la coordinación de la ayuda psicosocial de las instituciones públicas y la sociedad civil, la SEREMI de Salud articuló, con el intersector una Mesa de trabajo de “Salud Mental en Emergencias y Desastres”. Dicha instancia, en su constitución contó con la participación de representantes de distintos organismos.

Participaron  representantes de la SEREMI de Desarrollo Social,  Ministerio Obras Públicas, SEREMI de Educación, Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción,  ONG Psicosociales Chile, JUNJI, SENAMA, Consejo Nacional Infancia, Coordinadora CAPSIS (Centros de atención Psicológicas) de Universidades,  INTEGRA,  JUNAEB,  SENAME, CAVI (Centro de atención a víctimas) Concepción, Ministerio del Interior.

En la jornada, se acordó que cada institución deberá hacer un levantamiento  de las acciones que está desarrollando en materia de salud mental y de apoyo psicosocial en esta emergencia, para lo cual se dispuso una ficha de registro unificada; la mesa se define como una estrategia permanente,  debido a la naturaleza de la intervención, la que debe ser sostenida en el tiempo, con acciones desarrolladas a corto, mediano y largo plazo; además, las instituciones de la sociedad civil, canalizarán sus requerimientos a las instituciones públicas, de acuerdo a las materias de competencias de éstas.

El jueves 9 de febrero la Mesa volverá a reunirse para que el equipo técnico de la SEREMI de Salud, conformado por profesionales de diversas dependencias, dé a conocer el Plan Regional de Salud Mental para la emergencia.

Finalmente, se estableció que la Mesa Intersectorial se replicará a nivel provincial, con los mismos representantes locales, articulada por el referente de Salud Mental de cada Delegación Provincial de la SEREMI de Salud, en la Región del Biobío (Ñuble, Biobío y Arauco).

Rubén Salazar, coordinador regional del Consejo Nacional de la Infancia, valoró la constitución de la mesa de trabajo y afirmó que más allá del tema de salud mental, se llegue a contar con un espacio específico para emergencias, de manera permanente.

Salazar dijo que en la emergencia de los incendios forestales, ha estado al menos en doce lugares y en contacto con los niños, éstos han manifestado sus principales preocupaciones: que sus padres no pierdan el empleo (viñateros,  aserraderos, forestales) y que se entregue ayuda oportuna para reponer sus viviendas. “Curiosamente, en paralelo, son las mismas inquietudes que plantean los adultos. Los niños no piden nada especial para ellos, sino para su familia”, comentó, agregando que le atribuye un gran valor al espacio intersectorial que se promueve y resaltó que la unidad es un factor importante. “Junto con ello, puedo decir que la gran ganancia en esta emergencia ha sido la solidaridad de tanta gente y nuestro desafío es estar preparados”, enfatizó.

Mario Aravena

30 lecturas