Autoridades del Bío Bío supervisan que útiles escolares cumplan normativa

Intendente (s) del Biobío, Enrique Inostroza, junto a los seremis de Salud y Educación fiscalizaron que los útiles escolares cumplan con las exigencias sanitarias y educacionales, para dar tranquilidad a los padres y apoderados.

Un total de 74 fiscalizaciones a locales de venta de artículos escolares, se efectuará en la región del Bío Bío, previo al inicio de clases, en el contexto de un plan preventivo intersectorial, para dar seguridad que los elementos a usar por escolares no afectarán su salud.

Uno de los operativos se realizó este jueves, en una distribuidora de materiales escolares, en Concepción, que contó con la participación del Intendente regional (S), Enrique Inostroza y los secretarios regionales ministeriales de Salud, Mauricio Careaga y de Educación, Sergio Camus. Junto a un equipo de fiscalizadores, las autoridades revisaron diversos productos para constatar que en su composición no se superen los límites permitidos por la normativa sanitaria y, con ello, evitar algún daño a la salud.

El Intendente (S) resaltó la importancia de inspeccionar los artículos y que se cumpla la normativa de seguridad para la salud de los niños. Destacó que en este recorrido el anuncio de “un programa intensivo de fiscalización, de 74 fiscalizaciones en la región del Bío Bío, en distintos lugares, con el fin de garantizar que los productos que se vendan a la población cumplan con la normativa y que los lugares de venta impidan que menores de edad puedan tener productos peligrosos”.

El seremi de Salud, Mauricio Careaga, recordó que antes de las clases, los padres y apoderados se preocupan de comprar las listas de útiles, por lo tanto, se requiere asegurar que no provoquen daños a los niños. “Por ejemplo, las pinturas, en general, para las manualidades, que tienen contenido de plomo, deben mantener un porcentaje inferior al 0,06 del peso del producto como metal pesado y que no le afecte la salud. En los adhesivos, hay que evitar que contengan el tolueno y otros solventes orgánicos, que en la aspiración también pueden traer problemas a la salud de los chicos”, precisó.

Careaga dijo que en la inspección se solicitan a los dueños y encargados de los locales, las pruebas de laboratorio cuando se trata de productos nacionales o importados antes de salir a la venta, señalando que están bajo la normativa. Indicó que en esta inspección se exigió, en el local, que todos los productos derivados del antiguo “neoprén”, no queden al alcance de los niños, en las estanterías, porque su uso puede provocar problemas cardiorrespiratorios y afectar al sistema nervioso central, y que son vendidos sólo a mayores de 18 años. Aclaró que su uso debe hacerse en espacios con ventilación para evitar la aspiración directa.

El seremi de Educación, Sergio Camus, resaltó los esfuerzos intersectoriales realizados entre Salud y Educación y otros servicios, para asegurar que los niños y niñas tengan materiales y útiles adecuados para su salud y acorde a los niveles educativos. “Desde el estado, en la región del Bío Bío, estamos proporcionando más de más de 2 millones 293 mil textos, distribuidos en más de 1.472 establecimientos, lo que representa que casi la totalidad de ellos va a recibir textos que cubren las expectativas  y calidad en contenido  para el desarrollo del curriculum”, informó, añadiendo que también desde JUNAEB,  se están distribuyendo más de 5.800 set de útiles escolares para niños y niñas que han sido afectados por los incendios, en la región.