La Casona patrimonial Lopetegui-Mena está en peligro de demolición

La Casona va a ser destruida para Posibilitar la Construcción de un nuevo proyecto de puente Cochrane – Los Pelúes, sin existir ningún plan de traslado de la misma que asegure la conservación de este bien de interés público protegido por ley.

Los copropietarios de la Casona Lopetegui-Mena manifestamos nuestra preocupación por la inminente destrucción de la Casona que cuenta con una doble protección patrimonial. Se trata de uno de los edificios más antiguos de la ciudad, construido en la década de 1860.

En el año 2005 el inmueble fue remodelado cuidando mantener elementos arquitectónicos de la construcción original y ciertos códigos comunes a las otras casas del barrio. Se mantuvo la altura y dimensión de las habitaciones y actualmente consta de ocho loft, cada uno con vista tanto a la calle como al río.

La primera protección patrimonial con la cual cuenta el inmueble corresponde al Plan Regulador Comunal de Valdivia aprobado mediante Decreto Nº 179 del 3 de noviembre de 1988 que la declara Inmueble de Conservación Histórica. La segunda protección se debe a que la Casona se sitúa en el sector de la calle General Lagos, que fue declarado Zona Típica mediante el Decreto Nº89 del 1 de abril de 1991 emitido por el Ministerio de Educación. Por lo tanto, el inmueble queda protegido por la Ley 17.288 de Monumentos Nacionales, de 1970.

Según el Decreto Nº89, “la calle General Pedro Lagos de la ciudad de Valdivia constituye parte importante del perfil urbano de esa ciudad y la edificación existente por su calidad y homogeneidad, amerita su preservación”.

En el mes de agosto de 2016, las carteras ministeriales del MINVU y MOP, bajo la figura de una alianza entre Ministerios, nos contactaron con el fin de adquirir el inmueble para desarrollar un nuevo proyecto de puente que conecte la Isla Teja con Valdivia centro. Es un proyecto distinto al que fue licitado en 2012 para el diseño del “Puente Los Pelúes” (ID mercado público 5683-12-LS12 denominado Proyecto de Ingeniería de detalle “Construcción 2° Puente de Acceso Sector Isla Teja”) y que aún se encuentra en desarrollo.

Las autoridades nos plantearon la posibilidad de una compraventa o de una expropiación de los ocho departamentos. Los copropietarios, quienes compartimos una visión común acerca de la importancia de la conservación patrimonial de la ciudad de Valdivia, no aceptamos esas vías de compensación económica. Propusimos la alternativa -que en principio fue aceptada por los Ministerios- de trasladar la Casona, conservarla y que se nos traspase a los mismos propietarios como medida compensatoria por este proceso. Nos pareció la mejor solución ante la preocupante respuesta de las carteras ministeriales de no tener un plan de relocalización para la misma. Esta solución permitía conservar el inmueble patrimonial y generar una solución habitacional para los afectados en una sola acción e inversión.

Desde el mes de agosto de 2016, los copropietarios hemos sostenido cuatro reuniones con el MINVU el MOP y el SERVIU, intentando llegar a un acuerdo para el traslado de la Casona a un terreno eriazo situado al sur de su actual localización. Pero dichas reuniones han fracasado, debido a que no existe un compromiso por parte de las autoridades para asegurar el rescate del inmueble. La totalidad de los nuevos recursos públicos han sido destinados al desarrollo de ingeniería del nuevo puente, no existiendo hasta el día de hoy ninguna alusión a la Casona.

Los copropietarios de la Casona señalamos que si bien es urgente generar conectividad para solucionar los problemas urbanos de Valdivia, el proyecto del puente debe ser abordado de manera seria y planificada, resguardando el Patrimonio de la ciudad. No queremos un segundo Cau-Cau para Valdivia. También creemos que los servicios públicos deben hacerse cargo de su mandato de llevar a cabo proyectos integrales que garanticen soluciones habitacionales justas para los afectados por los procesos de construcción de obras públicas, como señala la misión del Ministerio de

Vivienda y Urbanismo (MINVU).

El nuevo proyecto de puente Cochrane-Los Pelúes, que afecta a la Casona, se está realizando a través de un convenio mandato firmado en octubre de 2016 que señala que el puente en cuestión va a ser diseñado con presupuesto del MINVU y con el apoyo técnico del MOP. Debido a que con la licitación contratada en 2012 se han agotado los recursos fiscales para el diseño del puente vía licitación, el Estado ha asumido este proceso con nuevos recursos fiscales.

Hay que destacar que el proyecto licitado en 2012 que propone un puente Los Pelúes-Yerbas Buenas -y que aún se encuentra en desarrollo-, ha costado al fisco 600 millones de pesos, y no ha logrado aún pasar de la etapa de diseño. Dicho proyecto licitado no ha sido ingresado a la fecha al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y no cuenta con el pronunciamiento del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), ante lo cual nos hacemos la pregunta de por qué existe esta necesidad del Estado de cambiar el trazado del puente, sin antes tener un pronunciamiento formal y oficial sobre el puente por parte de los organismos mencionados.

A nuestra preocupación por el destino de la Casona, se suma el descubrimiento de restos arqueológicos en un terreno que sería parte del trazado del nuevo puente y que colinda con nuestro inmueble. Durante el reciente mes de enero de 2017 se realizaron prospecciones arqueológicas previas a la construcción del nuevo puente donde se obtuvieron diversos hallazgos en profundidades que van desde los 50 cm., hasta más de un metro, que los vecinos hemos documentado fotográficamente. Esto nos genera preguntas acerca de cómo se manejarán estos hallazgos, en vista de que el Patrimonio parece ser un obstáculo que el Estado no contempla en una visión integral de desarrollo para Valdivia.

Hallazgos arqueológicos encontrados en el mes de enero de 2017 en terreno afectado por el nuevo trazado del puente. En definitiva, en los últimos meses las autoridades han continuado –de manera paralela- con el cronograma del puente licitado en 2012 y con el diseño del nuevo puente Cochrane-Los Pelúes, sin un debido proceso de debate y sin generar información pública detallada sobre el tema, y, desde luego, sin incluir a la Casona Lopetegui-Mena dentro del proyecto. Como copropietarios de la Casona, preocupados por la inminente demolición de este bien de interés público, exigimos que el destino del inmueble y de sus propietarios se incluya dentro de un proyecto integral del nuevo puente. Hemos constatado que para las autoridades la desaparición de la Casona es un daño colateral, por lo que no se ha contemplado ningún plan específico ni propuesta seria para la conservación de la misma, pasando a llevar de manera evidente el resguardo del Patrimonio de nuestra ciudad de Valdivia.

María José Bello. Periodista