Se reiniciaron obras de mejoramiento en emblemático edificio de Concepción dañado por terremoto del 27F

En abril de 2014 30 familias del edificio Hipólito Salas, ubicado a pocas cuadras de la Plaza Independencia de Concepción, debían recibir sus remodelados departamentos tras los graves daños sufridos a causa del mega sismo del 27F de 2010. Sin embargo, la obra estuvo paralizada por tres meses debido a problemas de insolvencia de la constructora.

Los vecinos, en su gran mayoría adultos mayores, comenzaron un largo peregrinar para destrabar el conflicto y ver la luz el 2016 cuando el comité se asoció con la entidad patrocinante del municipio penquista y la constructora El Boldo. Luego de más de tres años de espera el Minvu Biobío se hizo cargo del complejo escenario y la treintena de familias recibió con alegría y esperanza el reinicio de los trabajos de mejoramiento del edificio.

El Seremi de Vivienda y Urbanismo, Jaime Arévalo, junto a dirigentes del comité Hipólito Salas visitaron el proyecto de mejoramiento de los departamentos que registra un 5 por ciento de avance.

“Aquí hubo vecinos que tuvieron que abandonar sus departamentos, un contrato de reparación fallido que más que resolver los problemas generó una gran cantidad de nudos desde la perspectiva constructiva y lo que hemos resuelto es hacernos cargo de la reparación de este edificio no sólo en lo que refiere a los departamentos sino que en el edificio en su conjunto. Tomamos todos los resguardos que permitan y garanticen que la recuperación de este edificio va a cumplir con el propósito que nos hemos puesto como desafío, no sólo como ministerio sino también con la agrupación de propietarios y el municipio con el objetivo de llegar a acuerdos y agilizar al máximo los trabajos para entregar los departamentos al más breve plazo y en los tiempos establecidos. Esta obra se enmarca en toda la energía que hemos puesto y que estamos poniendo en el ámbito de la reconstrucción”, afirmó el seremi Jaime Arévalo.

El proyecto correspondiente al Programa de Protección del Patrimonio Familiar considera el mejoramiento de instalaciones sanitarias, eléctricas o de gas, reparación de muros y cubiertas, canales y bajadas de aguas lluvias, reposición de pavimentos y cielo y todo el mejoramiento de bienes comunes edificados tales como: escaleras, pasillos comunes, techumbres, protecciones e iluminación.

Adicionalmente y debido a todo los problemas provocados a las familias, se incorporó al proyecto una terminación final que consiste en un envolvente térmico que mejora las condiciones térmicas al interior de los departamentos y el cambio de ventanas simples por ventanas termopanel.

“La esperanza se concretó gracias el esfuerzo personal de ciertas autoridades fundamentalmente del seremi Arévalo que claramente logró aunar criterios, estructurar un proyecto que fuera viable, quebrar la barrera de la discordia política y conciliar posiciones para llegar a lo que hoy estamos disfrutando. Pensando en los adultos mayores que residen aquí se agregaron algunos mejoramientos y además de los años que estuvo abandonado  este edificio iba a presentar problemas en la condición térmica. Los beneficiarios están sumamente contentos y nosotros creemos que va a ser un aporte significativo”, aseguró el vicepresidente del comité,  Juan Esteban.

Los trabajos de reparación en el conjunto habitacional tienen una inversión cercana a los 700 millones de pesos con un plazo de ejecución de 10 meses. Se espera que en noviembre de este año las 30 familias vuelvan a su hogar luego de siete años de angustia y espera.