José Miguel Ortiz, presidente Comisión de Hacienda Cámara de Diputados: “Agenda pro-crecimiento es urgente”

Nadie puede estar contento con crecimiento 2016 de 1,6% del PIB, que mantiene la tendencia desde 2013 producto de la caída de precios de los commodities y la mantención de la cobre-dependencia.

Como país debemos consensuar nuevos caminos para impulsar una nueva fase de crecimiento. Es urgente diversificar nuestra matriz productiva, incorporar valor agregado a la canasta exportadora y ello se logra invirtiendo en Innovación, formando capital humano de excelencia –lo que implica mejorar sustantivamente la calidad de la educación terciaria-.

Ese desafío país requiere colaboración pública con el mundo privado; por tanto, deben restablecerse los puentes de diálogo entre emprendedores, agentes públicos, políticos, legisladores, se requiere consensuar que es la creatividad, la innovación, el emprendimiento lo que se requiere fomentar como ejes claves del crecimiento futuro y no las malas prácticas del rentismo y de la colusión, ni menos la mantención del clima de desconfianza existente en el país.

Para volver a crecer se requiere dialogar y construir una agenda pro crecimiento de corto plazo donde se priorice la urgencia de estimular el desarrollo de nuevas industrias como la de las Energías Renovables que el año pasado aprobó una diversidad de proyectos que significan más de US$ 11.000 millones en inversión en ERNC; se debe estimular el consumo con una nueva baja de la tasa de Política Monetaria del Banco Central, se debe respetar la institucionalidad en especial en materia de inversión; se debe seguir fomentando el emprendimiento –en especial en regiones- con los programas gubernamentales como los Co-works y los Centros de Desarrollo de Negocios; hay que crear un Fondo para financiar innovaciones que apunten a incrementar el valor agregado de nuestra canasta exportadora.

Esa agenda pro crecimiento debe construirse en conjunto y con mucho diálogo entre los diversos actores y eso no se construirá con cónclaves empresariales sino con un diálogo-país donde estemos todos/as los que queremos un crecimiento para que Chile sea inclusivo y más integrado socialmente.