Desarrollan innovadora propuesta participativa para manejar en forma sostenible el bosque nativo en la Región del Biobío

A través del proyecto Sistema Integrado de Evaluación de Ecosistemas Forestales Nativos (SIMEF) que impulsa el Ministerio de Agricultura (MINAGRI) y el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), se implementará en el segundo semestre de 2017 una experiencia piloto en la Provincia de Ñuble, específicamente en las comunas de Pinto y El Carmen, para trabajar en la conservación y recuperación de los ecosistemas forestales nativos.

Una innovadora propuesta construida en forma participativa y colaborativa, se concretó esta semana entre actores locales e institucionales de Pinto y el Carmen, en la Provincia de Ñuble, para implementar un proyecto piloto para la conservación y recuperación de los ecosistemas forestales nativos de ambas comunas, a través de la priorización de actividades en temáticas relacionadas al manejo forestal sostenible (MFS), el turismo de intereses especiales y la educación ambiental.

Esta propuesta, es el producto de un intenso trabajo que comenzó en octubre del 2016 y en el cual propietarios y usuarios de bosque nativo junto a profesionales de los servicios del agro y de los municipios de Pinto y El Carmen, discutieron, analizaron y consensuaron una mirada común para elaborar esta propuesta de desarrollo.

Para el gerente de INFOR Sede Biobío, instancia ejecutora de la iniciativa en la región, Álvaro Sotomayor, el trabajo desarrollado es positivo, ya que durante el proceso los participantes mostraron compromiso y en forma voluntaria se involucraron de principio a fin en la elaboración de esta propuesta, pensando en un desarrollo sostenible de su territorio. “Ha sido un proceso muy constructivo tanto desde el ámbito técnico como del social y, por otra parte, es satisfactorio haber logrado que entre todos hayamos logramos identificar los problemas que nos aquejan y los sueños que tenemos para este territorio, que en el futuro considerará más comunas”, indicó. 

Cabe mencionar que la decisión del SIMEF de implementar la experiencia piloto en MFS en las comunas de El Pinto y El Carmen se debió principalmente a que ambas comunas poseen una gran cantidad de bosque nativo, con 54 mil y 19 mil ha respectivamente, representando casi el 10% del total de bosque nativo con que cuenta la Región del Bíobio (870.000 ha.).

De esta forma la Región del Biobío (Pinto y El Carmen), se suma a la de O’Higgins (Coltauco, Las Cabras y Doñihue) y Los Ríos (Panguipulli), como uno de las tres pilotos territoriales nacionales en MFS que lleva adelante SIMEF, iniciativa promovida por los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, financiada por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), implementada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y ejecutada por el Instituto Forestal (INFOR), en estrecha colaboración con la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN).

En este sentido, Francisco Castillo, jefe provincial de CONAF en Ñuble, calificó como reconfortante comprobar que a través de un proyecto como el SIMEF, se puedan convocar a distintos actores, tanto públicos como privados y propietarios, que tienen vocación para hacer manejo sostenible del bosque nativo, “y no sólo para un fin maderero, sino que también valorando el aporte que el recurso nativo puede entregar al turismo y a otros recursos más conocidos como agua y aire”, indicó

PROYECCION

La implementación del modelo desarrollado es el gran desafío que tienen los actores de este piloto en la Provincia de Ñuble. Según lo planificado, será a partir del segundo semestre de 2017 que comenzará la implementación de las actividades acordadas, donde además se pondrá a prueba el nivel de coordinación de los actores y la pertinencia de las acciones previstas para lograr la conservación y recuperación de los ecosistemas forestales del territorio e impulsar el turismo local.

En este escenario, el involucramiento y participación de los actores locales e institucionales serán elementos que se pondrán a prueba a partir de esta segunda fase del proyecto. “Es importante que los propios actores, tanto locales como institucionales, se hagan responsables de impulsar la red de trabajo que se conformó para avanzar en las tres temáticas acordadas: turismo sustentable, educación ambiental y manejo forestal sostenible. Si este trabajo se consolida en la práctica, el trabajo diseñado en forma participativa habrá sido el pilar del éxito de esta iniciativa”, explicó el Coordinador de la Secretaría Ejecutiva del SIMEF y consultor de FAO, Jaime Valdés.

Para Valdés, estos proyectos en manejo forestal sostenible en Biobío, O’Higgins y Los Ríos, permitirán al proyecto SIMEF contar con pilotos probados en terreno y que destacan por haber sido diseñados en forma participativa, considerando los  conocimientos locales y técnicos, lo que permitirá extender estas experiencias a otras regiones del país.