SETAI ve con preocupación actuar de dirección ejecutiva en proceso de negociación colectiva 

La incorporación del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) en la actual Ley General de Pesca y Acuicultura y su rol en la investigación científica necesaria para el manejo sustentable de los recursos pesqueros no son suficientes para el reconocimiento y fortalecimiento del equipo de profesionales responsables de parte importante de esta misión.

El Sindicato de Empresa del Instituto de Fomento Pesquero de Trabajadores Asociados a la Investigación (SETAI), organización que agrupa al 68% de investigadores de la División de Investigación Pesquera de IFOP, está enfrentando un dificultoso proceso de negociación colectiva, en donde la dirección ejecutiva de IFOP, encabezada por Leonardo Núñez Montaner, y su comisión negociadora, compuesta por Alejandro Fuenzalida (jefe de Recursos Humanos), Mauricio Gálvez (jefe División de Investigación Pesquera), Pamela Dinamarca (jefe Finanzas) y Verónica Torres (auditora interna), no han dado señales de búsqueda de acuerdos, proponiendo derechamente la eliminación de beneficios ganados por los trabajadores en negociaciones anteriores, además de la rebaja monetaria de otros.

Bajo este escenario, el día 26 de abril pasado los socios rechazaron por un 98% la última oferta presentada por la empresa, dando una señal clara de disconformidad al no reconocimiento de este grupo de profesionales y enrostrando nuevamente que esta organización se encuentra unida en exigir que IFOP finalmente tome medidas conducentes al logro de los lineamientos estratégicos definidos por el propio director ejecutivo, en pos de lograr de esta institución un referente técnico nacional e internacional, para lo que es necesario la justa retribución de sus trabajadores.

¿Qué puede significar esto?, nuevamente la asesoría para el manejo de recursos pesqueros se ve dificultada por el riesgo de hacer efectiva una huelga que se ve inminente, hecho ya registrado en el año 2015, cuando IFOP incurrió en prácticas desleales, gatillando con esto un daño a la institución en términos financieros y de imagen. A su vez las consecuencias de la materialización de esta medida extrema de presión también se traducirán en el atraso de la ejecución de proyectos de investigación, entre los que destaca el crucero de evaluación hidroacústica de sardina y anchoveta entre la V y X regiones, estudio de gran relevancia para los pescadores.

A pesar de esto, es sorprendente la actitud de la Institución, la que, en lugar de dar señales de acercamiento con el objeto de evitar perjuicios económicos y técnicos (en el ámbito científico), ha mantenido una actitud pasiva, evidenciando nula preocupación por el escenario actual y sus implicancias, pero sobre todo, reflejando una muy baja preocupación por el bienestar de sus trabajadores, pilar fundamental de cualquier institución. Es más, según declaraciones de representantes de la empresa, las señales políticas serían más importantes que lograr acuerdos con los trabajadores.

Es importante recordar que, desde su fundación, SETAI ha tenido el compromiso permanente para con la Institución y el país, sin embargo, ve con preocupación el actuar de la dirección ejecutiva en este proceso de negociación colectiva, sosteniendo que es momento de que se valorice el trabajo que por años han desarrollado.

Sindicato de Empresa del Instituto de Fomento Pesquero de Trabajadores Asociados a la Investigación (SETAI)