Comité Regional Operativo de Emergencia del Biobío aborda puntos críticos en Plan Invierno 2017

En el Salón Inés Enríquez de la Intendencia se reunieron todos los organismos integrantes del Comité Operativo de Emergencia del Biobío para analizar situación actual de los sectores críticos en época invernal y revisar los mecanismos de mitigación.

La mañana de este martes el Intendente (s) de la Región del Biobío, Enrique Inostroza, convocó al Comité Operativo de Emergencia (COE) a una reunión preventiva para evaluar los principales avances en el “Plan Invierno 2017”. En este sentido la máxima autoridad regional explicó que “primero conocimos una actualización meteorológica de proyección tanto de eventos de lluvia como de viento que se prevén para este 2017. Particularmente vamos a tener una temporada normal de lluvias durante el primer semestre; mientras que el segundo semestre podría haber una intensificación de las lluvias, por tanto, tenemos que tomar medias para preparar; y repasamos algunas situaciones particulares en la Región del Biobío”.

Por otra parte, los distintos organismos integrantes de este comité dieron a conocer su diagnóstico sectorial en el marco del Programa Estacional de Invierno propuesto por la ONEMI, las municipalidades, gobernaciones provinciales y organismos, en el que han detectado puntos críticos, obteniéndose que las amenazas más recurrentes son las inundaciones pluviales (anegamientos), desbordes de cursos de agua (principalmente canales y esteros) y remoción en masa.

En este sentido, la directora regional de Onemi, Gilda Grandón; afirmó que “la fotografía que tenemos sobre el territorio regional y sus puntos de riesgo están en un cien por ciento de avance y lo que queda ahora es el trabajo de preparación y sensibilización a la ciudadanía”.

Dentro de las coordinaciones de este COE se estableció poder fortalecer la alerta temprana, la reacción del municipio y la sensibilización a la comunidad en torno a prevención para evitar situaciones de riesgo en época invernal. Por otra parte, se solicitó a la Seremi de Desarrollo Social revisar necesidades de reforzamiento de aplicación de Fichas Básicas de Emergencia en equipos municipales nuevos. Así también se les solicitó junto al Serviu revisar eventuales oportunidades de mejora que haya dejado la experiencia de la emergencia por incendios forestales respecto a la evaluación de viviendas afectadas.

Finalmente, las autoridades explicaron que en lo que respecta a eventos meteorológicos que afecten la habitabilidad de las personas, en los últimos años se ha registrado una baja en la cantidad de viviendas afectadas por eventos hidrometeorológicos en la Región, pasando de 7.000 viviendas en 2012 a 360 en 2016.