La Agenda 2030: “Para que nadie se quede atrás”. Por Heidi Berner, subsecretaria de Evaluación Social

Estamos conscientes que la implementación de la Agenda 2030 requiere un trabajo articulado entre muchos actores, en un horizonte de mediano plazo, que tomará al menos cuatro periodos de Gobierno

La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fueron adoptados por la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2015, con la concurrencia de 193 de sus Estados Miembros, incluido Chile, y construida con consultas a diversos actores como organizaciones de la sociedad civil, academia, sector privado y el Sistema de Naciones Unidas. Esta Agenda constituye la principal carta de navegación para avanzar con políticas de Estado que pongan al centro a las personas, el planeta y la prosperidad. Establece 17 ODS y 169 metas de carácter integral, indivisible y universal, en tres dimensiones: económica, social y ambiental.

En este contexto, la Presidenta de la República creó el “Consejo Nacional para la Implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, conformado por los Ministerios de Relaciones Exteriores; de Economía, Fomento y Turismo; de Desarrollo Social; y de Medio Ambiente. En enero de 2017, el Consejo convocó al sector público, privado, sociedad Civil, y academia a formar parte de las Comisiones y Grupos de Trabajo, a partir de los cuales se abordarán los desafíos para Chile.   

Estamos conscientes que la implementación de la Agenda 2030 requiere un trabajo articulado entre muchos actores, en un horizonte de mediano plazo, que tomará al menos cuatro periodos de Gobierno. 

Durante este Gobierno, estamos construyendo un diagnóstico sobre la situación del país respecto de los Objetivos, identificando las políticas públicas y acciones privadas que contribuyen de manera efectiva a avanzar en esta Agenda y las brechas que presentan mayores desafíos. 

Tenemos la convicción que la Agenda 2030 exigirá desplegar nuevas capacidades y reforzar el trabajo conjunto y la colaboración entre distintos sectores para alcanzar los objetivos en que estamos comprometidos, para cumplir con las promesas de un desarrollo inclusivo y sostenible para todas y todos, donde “nadie se quede atrás”.