La Cámara de Comercio e Industrias de Valdivia cumple 110 años apoyando el desarrollo económico regional

Rodrigo Echevarría, presidente CCIV

Fundada el 21 de mayo de 1907, la Cámara de Comercio e Industrias de Valdivia (CCIV) ha sido testigo del desarrollo económico de la región, evolución comercial que a principios del siglo XX la posicionó como uno de los principales focos productivos del país. La institución local, segunda de mayor antigüedad de las cámaras de comercio en Chile, está integrada por 67 empresas de diferentes rubros, que dan cuenta de las ramas de la actividad productiva que impulsan a la zona y de su adaptación a nuevos mercados y herramientas tecnológicas.

Una mirada retrospectiva, señala Rodrigo Echevarría, presidente de la CCIV, nos muestra que el desarrollo industrial de Valdivia está ligado a la aparición de las primeras fábricas, que transformaban materias primas de origen agrícola y forestal en bienes manufacturados o semimanufacturados, llegando a mercados nacionales e internacionales, posicionando a la ciudad como puerto exportador de productos industriales.

Durante estos últimos cien años el comercio de la zona ha experimentado una evolución lenta, marcada por nuevas iniciativas en productos y servicios, “cuyo valor apunta a la innovación en términos de procesos productivos y valor agregado mediante la elaboración de subproductos en base a materias primas tradicionales”, explica.

La creación de la Región de Los Ríos, el año 2007 ha fortalecido asimismo a la zona como espacio que potencia la actividad comercial de la zona, sostiene Rodrigo Echevarría: “El desarrollo económico de Los Ríos es hoy la base de los cambios que influirán en la evolución de la sociedad a futuro, una unidad con identidad y desafíos propios, que orienta su quehacer hacia procesos productivos sustentables, en armonía con el ambiente propio de la zona sur”.

“En base a la creciente actividad empresarial en Los Ríos, el rumbo que su desarrollo tome depende tanto de la innovación como de la apropiación de los avances tecnológicos a su alcance, siendo posible potenciar el desarrollo industrial y comercial en base a un esfuerzo colaborativo. Este debe ser el motor que posicione a la ciudad como polo de desarrollo e innovación, aspectos en los que al igual que hace 110 años la CCIV aporta en forma decisiva”, afirma.

Nuevas tecnologías para empresas del siglo XXI

La CCIV  pone a disposición de los usuarios los servicios de Firma electrónica, Boletín comercial, Boletín del trabajo, Certificado de origen, Código de barra y ChileProveedores.  A estos servicios, pueden acceder empresas que no integran la Cámara, resalta Rodrigo Echevarría: “Como institución sin fines de lucro perseguimos el bienestar de nuestros asociados y también el de aquellos que no lo son, considerando el impacto de las nuevas tecnologías para la competitividad de las empresas locales”.

“Las empresas de Los Ríos se ven beneficiadas con productos como el certificado digital o firma digital, base para la facturación electrónica del sistema gratuito del Servicios de Impuestos Internos, así como con sistemas de facturación de mercado, que pueden ser conectados a ERP (Enterprise Resource Planning) ya existentes o nuevos”.

La globalización y las TIC impulsan la venta de productos y servicios más allá de las fronteras de nuestro país, “lo que propiciamos acercando a las empresas servicios que inciden en el factor de exportación”, afirma el gerente de la CCIV. Este es el caso de la generación de certificados de origen, “que permiten aprovechar las franquicias tributarias con las que contamos, gracias a Tratados de Libre Comercio firmados con diferentes países, y la implementación del Código de barras del Sistema GS1, que permite la codificación y venta de productos en el mercado local o extranjero”.

Colaboratividad público-privada

“Estamos trabajando actualmente con privados e instituciones en diferentes frentes que nos permitan poder entregar a los empresarios y a la ciudadanía la información que se requiere para que tomen decisiones lo más asertivas posibles”, señala Rodrigo Echevarría.

La CCIV desarrolla en forma periódica seminarios y charlas orientados a mantener informada a la empresa y a la ciudadanía de los últimos avances en materia comercial: “Entregamos información a través de índices de la economía regional, en alianza con la Universidad San Sebastián, y a través de eventos dirigidos a las empresas de la zona, con el fin de que cuenten con información actualizada sobre los últimos avances en materia económica, caso de legislación laboral, seguridad y otros”.

La seguridad es un aspecto que la Cámara ha considerado asimismo relevante, firmando un convenio marco de colaboración con la Universidad Tecnológica de Chile (INACAP), sede Valdivia, a través de su Unidad de Vinculación con el Medio, mediante el cual tesistas de la carrera de  ingeniería en informática están desarrollando una aplicación para teléfonos móviles que podrán utilizar los comerciantes.

Desarrollo comercial de Valdivia

Eduardo Schild, vicepresidente CCIV

El empresario Eduardo Schild, actual vicepresidente de la CCIV, indica que no quedan registros de los inicios de la CCIV en Valdivia: “Los documentos que dan cuenta de la historia de la Cámara se perdieron en su totalidad producto del incendio que a fines de los años 80 afectó al edificio ubicado en la esquina de Chacabuco con Camilo Henríquez, consumiendo varios locales comerciales”.

La actividad comercial de una región incide en el desarrollo sociocultural en diferentes ámbitos: “En 1907, Valdivia era una ciudad pujante, basada plenamente en su industria”. La apertura del Canal de Panamá, ruta interoceánica inaugurada en 1914, cambiará el perfil industrial de la zona: “Siempre le atribuimos al terremoto del año 1960 la razón por la que desapareció la industria valdiviana, pero en realidad sufre su primer embate cuando se inaugura el Canal de Panamá. Hasta entonces, todo el tráfico marítimo entre la costa del Pacífico y Europa se hacía por el Cabo de Hornos o por el Estrecho de Magallanes, lo que necesariamente significaba la recalada en Corral”.

Es entonces cuando surgen empresas como la Naviera Haverbeck & Skalweit S.A. y se consolida el tráfico marítimo y los rubros relacionados a este, incluyendo astilleros. Con la apertura del Canal de Panamá, ese tráfico baja a cero. “Ese es el golpe que afecta a la industria valdiviana, y que el terremoto del año 60 solo viene a rematar, echando por tierra industrias que ya estaban en el suelo. Esto probablemente no sea cierto para todas y cada una, pero en su mayor parte así fue”, recalca.

Este desastre natural terminó por frenar el crecimiento de la ciudad, estancando las actividades productivas: “Hay entonces una reinvención del comercio y de la industria. Los empresarios tratan de potenciar nuevamente la ciudad para lograr que fuera lo que había sido otrora, pero se encuentran con que hay otras ciudades que adquirieron la mayoría de las industrias que Valdivia tenía, y los productos que le entregaba al país fueron absorbidos por otras regiones”, relata.

Valdivia vive hace muchos años una depresión importante a escala industrial y comercial, comenta: “Esto se ve a nivel de sueldos y problemas de desempleo. Nos hemos recuperado bastante, pero hemos vivido una situación crítica por muchos años”.  “Pese a ello, estamos pasando por un periodo de cambios nuevamente, y veo con satisfacción que participamos como Cámara, junto a Corfo y otras instituciones, para promover negocios sustentables e innovadores, iniciativas cuya suma puede ayudar a que tengamos mayor desarrollo y crecimiento económico y más facilidades como empresas”, concluye.

Testimonios

Guillermo Schwarzenberg, presidente Sociedad Industrial Kunstmann S. A.

“La CCIV está compuesta por importantes empresarios con presencia nacional y regional; y sin ninguna duda, lo que realmente construye país y paga los impuestos es la actividad privada, a través de su operación y de sus trabajadores, que son el corazón de las empresas”. 

Eduardo Schild, Eduardo Schild & Cia.​

“La CCIV ha hecho un notable aporte al desarrollo de la ciudad, apoyando a quienes generan fuentes de empleo para los trabajadores del comercio y de la industria, estando presente en todos los eventos importantes que afectan a nuestra región”. 

Carlos Valdivia, representante de la consultora Business Vision Chile 

“Si queremos que Valdivia sea un polo de desarrollo importante para toda la región y sobre todo un ejemplo para otras regiones, es necesario que los empresarios sepan que puede contar con servicios profesionales al más alto nivel no solamente en Santiago, también acá. Estamos suscritos a la CCIV principalmente porque para nosotros es importante ser reconocidos por los integrantes de esta Cámara,  empresas de excelencia en sus rubros”.

Claudia Milet / Sur Actual