Mapuches urbanos de San Pedro crean primera agrupación musical para rescatar sus raíces

La cultura mapuche es parte de los pueblos originarios de nuestro país, y contempla un modo de ver la vida muy distinto al modelo capitalista neoliberal de occidente en la actualidad. Una cosmovisión basada en el respeto a la madre tierra y vivir de su abundancia sin explotar sus recursos naturales. No se trata de producir y tener, sino de valorar y proteger lo que la naturaleza nos ofrece.

Hoy en día, es innegable el deterioro causado al desarrollo de esta cultura ancestral, renegando en muchos casos de su sabiduría y belleza. En este contexto, el panorama para los mapuches urbanos presenta un gran desafío en cuanto a rescate cultural se refiere, puesto que en muchos casos no han tenido la oportunidad de aprender sobre sus tradiciones, pasando gran parte de su vida insertos en la vorágine de la ciudad.

En San Pedro de la Paz, a través del Programa Especial de Salud y Pueblos Indígenas (PESPI) que lleva a cabo la Municipalidad mediante la Dirección de Administración de Salud se constituye la Mesa Intercultural de Salud, donde se trabaja hace 8 años con agrupaciones y comunidades organizadas de mapuches urbanos: asociaciones Inaltu Lafkén, Lafkén Palife, Newén Leufú, y la comunidad Joaquín Melipán, generando instancias para potenciar esta cultura ancestral desde el territorio al Sur del Biobío.

De esta manera, la asociación mapuche Inaltu Lafkén, junto a miembros de la comunidad Joaquín Melipán, ambas de la comuna sampedrina, realizaron el lanzamiento oficial de su agrupación musical Newén Purrún en la Corporación Cultural municipal, la primera de este tipo en la Región del Biobío, instancia que como es tradición inició con una rogativa a la madre tierra alrededor de un canelo, para luego exhibir toda la belleza de la danza junto a la templanza sonora que ofrecen el kultrún, la trutruka y la pifilca.

“Debemos mostrar nuestra cultura”, aseveró Demetrio Aroca, presidente de la asociación mapuche Inaltu Lafkén e integrante de Newén Purrún, quien recalca que es todo un desafío difundir la cultura mapuche desde las zonas urbanas, por eso “decidimos crear Newén Purrún, para mostrar y decir a toda la comunidad que hay un pueblo vivo que existe y tiene cultura, tiene música, baile y patrimonio, que son cosas importante que las personas deben conocer”, dijo.

“Lo relevante es entender que los peñis y las lamien que viven en el contexto urbano, tienen una responsabilidad de mantener la cosmovisión mapuche, su cultura y su lengua, que se ha perdido en el radio urbano, donde no tienen la tradición de cómo se vive en las comunidades y la manera que tienen de ver el mundo”, destacó David Martínez, Coordinador de la Unidad de Asuntos Indígenas de la Seremi de Desarrollo Social Biobío, “parte del pueblo mapuche está totalmente incrustada en la sociedad chilena y hay que apoyarlos de todas maneras, porque son cultura viva de nuestra región, y esta es una tremenda instancia para hacerlo a través de un grupo cultural mapuche”, agregó.

“San Pedro de la Paz es una de las pocas comunas de la zona urbana que cuenta con una agrupación cultural mapuche que toca, que canta y que además muestra sus bailes”, comentó Javier Muñoz Cauchupán, concejal de San Pedro de la Paz, quien a lo largo de su trabajo a velado por potenciar la organización de este pueblo en la ciudad, en este sentido, “aquí se está dando un gran paso de marcar presencia, de marcar territorio, de buscar los espacios que antes no estaban, hoy el mapuche en la ciudad se siente orgulloso de serlo y ha aprendido a valorar lo sagrado de su cultura”, explicó.

En la muestra cultural mapuche se realizo una exposición sobre el significado de los sonidos que emiten cada uno de sus instrumentos, los que están asociados a la naturaleza, exhibiendo también distintos tipos de danzas, Lafkenche en territorio costero y Pehuenche desde la cordillera, acompañadas de energéticos afafanes resonando en el lugar todo el orgullo de ser mapuche.