Llaman al autocuidado ante masiva presencia de lobos marinos en Tomé

Hace años que aparecieron una decena de lobos en el sector de la explanada según recuerdan los vecinos de la comuna costera.

La novedad y la tranquilidad aparente con la que parecían tomar sol, generó la simpatía de quienes trabajan en el muelle, por lo que más de una vez dejaron restos de pescado para alimento de los animales.

Ese simple acto de bondad generó que los lobos decidieran asentarse en la explanada de Tomé y cada año fueron duplicando su presencia. Pero este invierno se han registrado más de 270 lobos en playa generando gran conmoción, como lo indicó el capitán de Puerto de Lirquén, Renzo Cuneo. “Es evidente el incremento masivo de lobos, y hacemos el llamado a la comunidad a tomar las medidas de resguardo pertinentes. Los avistamientos deben hacerse con responsabilidad porque no hay que olvidar que son animales silvestres y pueden reaccionar de manera agresiva”.

Sernapesca, recordó que el lobo marino está en veda, por lo que se prohíbe su extracción. En Chile se le considera fauna marina protegida. Además, por decreto, hay una distancia mínima de 50 mt establecida para el avistamiento seguro, está prohibido alimentarlos, molestarlos  y botar basura cerca de ellos. “En nuestro país es ilegal no cumplir con las distancias mínimas de observación, por lo que llamamos a la población a no acercarse a menos de 50 metros. Incluso hay establecidas multas que pueden ir desde las 3 a 300 UTM según dictamine el tribunal”, señaló Luis Riquelme, Jefe de la Oficina de Sernapesca Tomé.

En tanto, el municipio informó que la mesa de trabajo conjunta con las instituciones, está tomando una serie de medidas para disminuir los riesgos de la convivencia con estos mamíferos. “No podemos sacarlos, así que tenemos que aprender a convivir con ellos. Es lamentable ver como los papas traen a sus hijos pequeños y se acercan a los lobos para tomarse fotos. Eso es un gran peligro, para eso hemos acordado acciones concretas tales como: instalación de letreros de advertencia, y la construcción de un muro de contención que impida que los lobos salgan de la playa y se paseen en las calles buscando comida”, sostuvo Gustavo Toledo, Alcalde subrogante de Tomé.