Mesa Técnica impulsada por municipio puertovarino plantea soluciones para disminuir contaminación en Lago Llanquihue

A raíz de la denuncia efectuada por la Municipalidad de Puerto Varas, a quince servicios públicos en marzo pasado, se creó la instancia que busca dar solución a los preocupantes niveles de daño que presenta el principal cuerpo de agua de la comuna.

El lunes 12 de junio se realizará la segunda reunión de la Mesa Técnica del Lago Llanquihue, donde Essal presentará la alternativa de aumentar en 50 metros el ducto del aliviadero de tormenta que está ubicado a un costado del estacionamiento del ex Club de Yates y que hoy descarga a solo tres metros de la orilla del lago.

La idea, de concretarse, permitirá a la sanitaria realizar un pre tratamiento de los sólidos y mayores posibilidades de diluir el resto de los componentes de las aguas servidas, reduciendo el daño que provoca su evacuación al Lago Llanquihue. Junto a ello, Essal propuso realizar un Programa de Vigilancia Ambiental, que hoy no existe.

Para Karina Morales, Encargada del Departamento de Medioambiente de la Municipalidad de Puerto Varas, integrante de la Mesa, es imperativo que esta solución que ofrece la empresa se implemente antes de la llegada de la temporada estival.

“Para nosotros, como municipio, es importante que esto se subsane en el corto plazo, porque estamos contra el tiempo para comenzar la temporada de verano y, de acuerdo a lo que estaría presentando Essal, si todo estuviera autorizado, ellos realizarían las obras en un mes. Ese proyecto -agregó Morales- data de hace cinco años y no ha sido concretado, hasta ahora, por no contar con la autorización de la concesión marítima por parte de la Armada.

Escasas facultades del municipio

La Mesa Técnica del Lago Llanquihue está encabezada por el Seremi de Medio Ambiente y la integran la Superintendencia de Medio Ambiente, la Dirección de Aguas, la Superintendencia de Servicios Sanitarios, Essal y la Ilustre Municipalidad de Puerto Varas, entre otras entidades públicas.

Al respecto, la Encargada de Medioambiente del municipio puertovarino, indicó que las posibilidades de intervención de la municipalidad, en este ámbito, son escasas, ya que la ley no la faculta para fiscalizar materias medioambientales relacionadas con el Lago, ni sanitarias, como las evacuaciones ilegales o rebalse de cámaras de alcantarillado en la vía pública.

En efecto, al Lago Llanquihue la rige una norma de calidad secundaria, y su inspección le corresponde al Ministerio de Medioambiente, la Gobernación Marítima, la Dirección General de Aguas y la Superintendencia del Medioambiente, quienes solo realizan un monitoreo para conocer los niveles de contaminación.

“El tema del alcantarillado, afirmó Karina Morales, es netamente responsabilidad de Essal y a ésta la fiscaliza la Superintendencia de Servicios Sanitarios SISS. Cuando ocurre una anormalidad o afloramiento de aguas servidas en la vía pública, el municipio acude a la contingencia, pero la empresa es el ente técnico que debe solucionar el problema y, a su vez, notificar a la SISS”.  

Por eso, el objetivo del trabajo que desarrolla la Municipalidad de Puerto Varas, impulsando esta Mesa Técnica es gestionar, junto con Essal y las entidades públicas, soluciones colaborativas para reducir el evidente daño ambiental que afecta al Lago Llanquihue, que es el recurso fundamental con que las autoridades promocionan a Puerto Varas como Capital Turística del Sur de Chile.