Gustavo Villarroel, Consejero Regional por Coyhaique:“Nuestros adultos mayores también están comprometidos con acciones que aportan a mejorar nuestro medioambiente”

Iniciativa que llevan adelante dirigentes de la Junta de Vecinos Clotario Blest 2 y 3 de Coyhaique, se focaliza en la autosustentabilidad y disminuir la generación de residuos sólidos.

Un proyecto que busca rescatar, fortalecer y difundir conocimientos para realizar huertos ecológicos junto a vecinos de la Población Clotario Blest de Coyhaique, está en marcha por estos días y apunta a beneficiar particularmente a adultos mayores de la comuna.

Gracias a un Fondo de Protección Ambiental (FPA) del Gobierno, explica Sandra Vargas, presidenta de la Juntas de Vecinos Clotario Blest 2 y 3, se planteó “el objetivo del proyecto para crear 6 invernaderos para adultos mayores y de esta manera están aprendiendo el compostaje, lo que significa valorar la tierra, para que no tiremos tanta basura y así es que estamos capacitando a niños, jóvenes y adultos mayores”.

Para el Consejero Regional por Coyhaique, Gustavo Villarroel, quien estuvo en una de las sesiones de los talleres realizados en el sector vecinal, acompañando a la comunidad, la iniciativa es más que valorable, toda vez que “nos evidencia no solo que nuestros adultos mayores son activos, sino que también están comprometidos con acciones que aportan al medioambiente, y en otras tantas áreas de desarrollo que son ejemplo de cómo debemos participar en conjunto para tener roles que contribuyan a nuestros territorios locales”.

Villarroel puntualizó que muchos vecinos de la Clotario Blest cuenta con viviendas con patios, por lo que avanzar en huertas autosustentables asociado al correcto manejo residuos orgánicos es una interesante foco de acción con la realidad que hoy se vive.

Sandra Vargas, apuntó además que hoy en cada familia la cantidad de residuos es cada vez mayor, por lo que la necesidad de compostaje es muy pertinente.

“Hasta ahora hemos tenido 2 sesiones, con unos 30 adultos y más de 30 niños, en total son unos 70 vecinos que están aprendiendo compostaje en apoyo al medioambiente, y lo principal es que dejemos de contaminar, y también brindar a nuestros adultos mayores el que sean autosuficientes y que se les valoren, que no estén en sus casas postrados”, comentó la dirigenta social Sandra Vargas.

 

HUERTA PROPIA SIN QUÍMICOS

El proyecto plantea potenciar y mejorar la experiencia de 6 adultos mayores, a través de invernaderos y composteras, además de talleres prácticos, abiertos a toda la comunidad, que abordarán temas de reciclaje y huertas caseras, a fin de que todos los vecinos lo puedan replicar en sus casas.

Felipe Palazuelos, ingeniero agrónomo y uno de los profesores del taller, explicó que mediante “la Agroecología se busca aprovechar los recursos a mano de los agricultores para alcanzar autonomía”.

El ingeniero detalló que el taller de manejo de residuos orgánicos caseros y su transformación en abonos para uso en huertas caseras apunta a que los adultos mayores puedan realizar huertas ecológicas en sus hogares destinadas al autoconsumo, e incluso pudiendo obtener ingresos complementarios.

 “Ha sido interesante la recepción de la gente, siendo un tema incipiente en la región, y que surge por el deterioro de los suelos del país, pero principalmente en la zona centro y centro sur, distinto a Aysén que es un suelo casi virgen, de poco uso agrícola, y aunque no es aún un problema tan grave aquí, ya se está trabajando y eso es bueno para el suelo y para obtener una alimentación más sana, ya que al no aplicar químicos no estamos contaminando nuestros alimentamos y al mismo tiempo estamos remineralizando nuestros alimentos”, concluyó.

La iniciativa, que continuará hasta fines de año, dispone herramientas agroecológicas, elaboración de abonos de fondo orgánicos, sin agrotóxicos, compost a partir de residuos caseros, abono fermentado de rápida elaboración, sin químicos, lombricompost, microorganismos eficientes, y uso de minerales de bajos costos, entre otros.