Mesa Regional Biobío de la Red de ONG’s de Infancia y Juventud se suma a rechazo a la declaración de ROIJ nacional por informe SENAME II

Como Mesa Regional Biobío de la Red de ONG’s de Infancia y Juventud nos sumamos, con profundo pesar y estupor, a la declaración de ROIJ nacional, por el rechazo al informe SENAME II. Lamentamos profundamente, la incapacidad parlamentaria de lograr un consenso en pro de relevar las graves vulneraciones sufridas por Niños, Niñas  y Adolescentes, por más de 10 años al interior de centros del SENAME, institución mandatada a protegerlos y restaurar sus derechos vulnerados. 

El informe emanado por la Comisión investigadora denominada Sename II, que trabajó durante un año escuchando y discutiendo acerca de la situación de la niñez que se encuentra en los centros del servicio nacional de menores podemos estar  de acuerdo en que resultó insuficiente para las necesidades y urgencias que esta comunidad presenta. Pero al menos era algo. El silencio que ha rodeado la vivencia de distintas situaciones de violencia por parte de niños, niñas y adolescentes, podría haber tenido un eco tras los resultados de esta investigación.

Nos preocupa enormemente que las graves situaciones de vulneración de derechos que han vivido niños, niñas y adolescentes en estos centros no tengan hoy la oportunidad de ser sancionados, política y socialmente. Situaciones que ya llevan años y que incluso han llevado a la muerte a 1330 niños, niñas y adolescentes (2005-2016) quienes muchas veces han llegado a estos centros tras vivencias de vulneración de derechos en sus propios hogares. 

Importancia social especial tienen estas cifras e historias cuando se sabe que el 50% de la población penal de nuestro país pasó por alguno de estos centros durante su niñez. 

El Estado hoy ha quedado en deuda, con todas esas historias que han sido registradas y valoradas por instancias tan importantes para la vigilancia de los derechos humanos como son el INDH y la CIDH.

Hoy más que nunca estamos en deuda con la niñez, construyendo una sociedad que no resguarda el ejercicio de derechos de su población menor de 18 años. Sin ley de garantía de derechos –que debiese ser la piedra angular de todos los cambios-, sin sistema de protección, sin una institucionalidad que de real cuidado a esta población de nuestro país. Hoy, la niñez pobre es la que vuelve a sufrir los avatares de las discusiones  mezquinas del poder.  Con mucho pesar, hoy hemos sido testigos de cómo la realidad de niños, niñas y adolescentes ha quedado en segundo plano, tomando mayor relevancia la discusión política de dos grandes bloques que sustentan el poder político partidista en nuestro país.

Sabemos que difícilmente se iniciará otro proceso investigativo. Esperamos estar equivocados. Mientras, se requiere urgentemente avanzar con los eslabones pendientes para poder completar los títulos III y IV (protección en sede administrativa y judicial) en el  proyecto de Ley de garantías de derechos, que aún se discute.

La situación que vive la niñez en los centros de Sename ha sido sistemática por parte del Estado (por acción u omisión de sus agentes) por lo que estamos ante una situación igual de grave que los delitos de lesa humanidad ocurridos en dictadura. Esperamos hoy, que se generen los procedimientos necesarios para reparar también a esta población.-”

Es por todo lo anterior, que poseemos la firme convicción que el Estado de Chile, ha vulnerado sistemáticamente los Derechos Humanos de Niños, Niñas y Adolescentes, lo que exige una imperativa reparación integral, tanto a las víctimas, como a sus familias y a sus entornos, donde se provocaron estas muertes y/u otras vulneraciones. 

Consideramos que paralelamente a estas reparaciones, el Estado de Chile, debe pedir disculpas y emprender todas las acciones que sean necesarias, para que estas situaciones, no se repitan jamás, y así relevar la dignidad de todas las infancias de nuestro país.

Regional Biobío Red de ONG de Infancia y Juventud de Chile