Viviana Pino, dirigente vecinal del barrio Collico: “Apostamos por el crecimiento y desarrollo de nuestro barrio, pero siempre considerando las necesidades de los vecinos”

Collico, tradicional barrio de Valdivia, enfrenta diversos problemas, resultado tanto del crecimiento que ha experimentado el sector y la ciudad, así como de su abandono tras haber sido una destacada zona industrial a fines del siglo XIX. Viviana Pino Mayorga, presidenta de la Junta de vecinos N° 25 de Collico, reelecta por un periodo de tres años a partir de julio del presente año, cuenta cuáles son sus propuestas para enfrentar esta realidad y cómo se propone fortalecer la identidad del sector mediante diversas iniciativas a desarrollar junto con la comunidad.

“Estamos muy comprometidos con las diferentes actividades que tenemos”, comenta, por lo que desde hace tres años implementan un plan de trabajo orientado a destacar las tradiciones del barrio, siendo una de las actividades más significativas las fiestas patrias, donde organizan un mini desfile, invitando a las organizaciones del barrio a participar, incluyendo colegios, jardines infantiles, bomberos y carabineros. Asimismo, realizan celebraciones para el día de la madre, navidad y Halloween, destacándose las semanas collicanas, “actividades que con el tiempo se han ido rescatando y que, en conjunto con nuestras juntas de vecinos, ha significado impulsar a nuevos artistas locales”, resalta.

La jurisprudencia de la que se ha hecho cargo la dirigente cuenta con alrededor de 2.500 habitantes, que conforman 600 familias distribuidas en Collico antiguo. La junta de vecinos comprende desde el cruce del molino Collico hasta Chumpuyo, en el sector de Cuesta de Soto, exceptuando las juntas de vecinos creadas en las villas nuevas, como Altos del Calle – Calle, Brisas de la Rivera y Los Arbolitos.

La vocación de servicio público de Viviana Pino viene de larga data: “partí hace muchos años trabajando con los jardines infantiles Vía Transferencia de Fondos y he aprendido que cuando un dirigente tiene espíritu de trabajo y de unión por un sector, se vincula y se compromete con lo que quiere”, sostiene.  “Nacida y criada en Collico”, su familia está integrada por notables dirigentes, lo que la ha impulsado en este camino “desde las bases, comprometiéndome y sacando adelante diferentes proyectos para la comunidad y mi barrio, que me vio crecer”.

Con un libro compuesto por 500 personas, en las últimas elecciones votaron más de 200 socios de la junta de vecinos, obteniendo la dirigente 121 votos a favor, contra 75 de la segunda mayoría y 5 de la tercera, en un modelo que considera el orden de la elección de manera decreciente, ocupando el segundo y tercer lugar los cargos de secretario y tesorero respectivamente.

Agenda programática para el barrio Collico

Los ejes del plan de trabajo de Viviana Pino para los próximos tres años se articulan en torno a las necesidades del sector, destacando actividades deportivas, mejoramiento urbano, seguridad ciudadana, tenencia responsable de mascotas y apoyo a vecinos en situación de vulnerabilidad.  “Tenemos en marcha proyectos y actividades que hemos planificado en pos del mejoramiento del barrio, la participación ciudadana y el bienestar de la comunidad en general”, precisa.

Con el objetivo de impulsar a la juventud a hacer deporte, desarrollan planes contando con el apoyo del Instituto Nacional de Deporte (IND) y la Unidad de Deportes de la Municipalidad de Valdivia: “Trabajamos con tres tipos de proyectos, de lunes a viernes, en nuestro gimnasio Collico, ofreciendo clases de zumba, baile entretenido y taller femenino de baby – futbol, siendo la participación de nuestras vecinas fundamental”, indica.

En relación a la seguridad del sector, la junta vecinal postula a un fondo a través del Gobierno Regional para obtener alarmas comunitarias para 70 hogares. Esto obedece a una necesidad apremiante, ya que “dada la habilitación y construcción del nuevo puente Santa Elvira, se abrieron los accesos, y junto con mayor afluencia de tránsito, aumentaron también los robos, la delincuencia  y los asaltos a mano armada, viéndose vulnerada la seguridad de los vecinos y locatarios”.

El sistema de alcantarillado es otro aspecto relevante a considerar para el sector: “Collico, por ser un barrio antiguo, carece de este tipo de instalaciones, y hoy cerca de 150 familias, incluyendo el sector de Chumpuyo, no cuenta con alcantarillado, lo que se dificulta sobre todo en el periodo invernal, ya que cuando sube el nivel de las aguas las casas se inundan y además hay malos olores, por lo que para nosotros es un tema para ver con suma urgencia como junta vecinal”.

Desarrollo versus tradición

Entre los objetivos que persiguen en relación al mejoramiento urbano, consideran fundamental a la avenida Balmaceda, objeto de polémica: “para nosotros como sector de Collico ha sido un tema relevante, desde que hace tres años atrás nos informaran que venía una expropiación, ya que la comunidad no aceptaba la doble vía que proponía el proyecto”. Y aunque los vecinos no quieren perder el patrimonio que tiene el barrio hoy día, requieren un mejoramiento de la avenida, “porque está en pésimas condiciones”.

Resultado del crecimiento del barrio Collico, la dirigente señala que muchos particulares están vendiendo sus terrenos a las empresas constructoras, “desalojando de manera arbitraria a nuestros vecinos”. Como ejemplo de esta situación, menciona que los vecinos del callejón Stolzenbach, compuesto por 8 familias, “que viven ahí hace más de 45 años”, recibieron una notificación en donde les avisaron que tienen dos meses para hacer abandono. “Esta situación, como junta de vecinos, nos lleva a hacer un análisis de lo que implica el progreso. Apostamos por el crecimiento y desarrollo de nuestro barrio, pero siempre considerando las necesidades básicas de los vecinos, en lo que nos enfocaremos ahora como plan de trabajo, ya que no podemos permitir que el barrio crezca a costa de la vulnerabilidad de los derechos de los vecinos. Eso no puede ser, cada persona tiene sus derechos y sus deberes y, en este caso, los vecinos tienen derechos también, por lo que nos concentraremos en poder buscar solución a sus demandas”, señala.

El disputado terreno del silo de Collico

Este espacio urbano, usado antiguamente para guardar trigo, es objeto asimismo de disputa para los collicanos: “Hace ya unos años realizamos una toma por más de dos meses en ese terreno”, comenta Pino. “Esto obedeció a que el silo, que se ubica en un sector de Collico que hoy día es del Serviu, fue asignado años atrás como espacio para la ubicación del campamento Los Girasoles. Esto fue una tremenda injusticia, porque previamente había sido asignado al comité Los Ríos de Collico, que se lo presentó a la EGIS Santa María, que vendió el terreno al Serviu en una brutalidad de millones de pesos, dejando a nuestro comité de vivienda de lado y otorgándole el terreno a la gente del campamento Los Girasoles”. Estos antecedentes, precisa, se hallan hoy en día en la Contraloría General de La República, “porque hicimos una presentación formal por este hecho ilícito que se había cometido”.

En este contexto, plantean la recuperación del terreno del silo para uso comunitario: “este sería el lugar ideal para implementar un espacio abierto para la comunidad de Collico, donde cada vecino pueda participar activamente, donde haya inclusión, para poder reunirnos y hacer diferentes actividades culturales y deportivas”. Paradójicamente, hace dos años postularon este terreno a través de un proyecto, “pero lamentablemente, como todavía estaba siendo cuestionado por contraloría, esta decidió que era inviable”.

La dirigente indica que, para una comunidad que enfrenta diversas dificultades, y que depende del apoyo de las instituciones públicas, la “indiferencia” de la que se sienten víctimas, deja a este sector de Collico en una difícil situación: “Debo manifestar que en muchas oportunidades hemos tenido diferentes necesidades como barrio, y hemos tocado las puertas del municipio, pero lamentablemente, no reciben nuestras solicitudes. Tenemos copia fiel de cada documento que hemos enviado a la municipalidad, en donde se ha pedido el retiro de la basura, desratización y mejoramiento de la iluminación, pero nunca nos han respondido. Lo mismo ocurrió cuando nos vimos enfrentados al tema del mejoramiento de la playa Collico y al ornato del barrio”, sostiene. “Hemos pedido en diversas oportunidades contenedores de basura y tolvas, para que los vecinos boten sus escombros, pero nada, no hay respuesta. Son mínimas cosas que pedimos y no nos escuchan. En este sentido, nos sentimos abandonados, y lo digo abiertamente, porque desde el municipio, como Collico, como barrio en sí, no hemos sido apoyados, y eso como dirigentes nos duele”, concluye.

Prensa Sur Actual