Iarú Lavanda Patagonia: trabajando por la certificación orgánica del huerto

El aceite esencial de Lavanda es considerado el rey de los aceites esenciales por sus múltiples propiedades, beneficios y aplicaciones.

La lavanda es una de las plantas más utilizadas en el mundo para la extracción de aceite esencial y según la especie, se desarrolla muy bien en zonas con características geográficas y climáticas similares a la Patagonia de Aysén.

Por esta razón, desde hace unos años, que Verónica Ehijos Muñoz, se propuso desarrollar el cultivo más austral de lavanda y obtener flores de calidad, que le permitiera generar un nuevo producto en la región de Aysén.

Así nace Iarú Lavanda Patagonia, una empresa regional que desde su propio huerto, produce aceite esencial para la fabricación de diferentes artículos de cosmética natural como shampoo, acondicionador, cremas, jabones, entre otros, lo que se implementó con apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria –FIA-.

Transcurridos algunos años, hoy la meta es otra. Lograr la certificación orgánica del huerto con miras a acceder a nuevos mercados fuera del país, proyecto que postuló al Programa de Apoyo al Emprendimiento – PRAE-, de Corfo Aysén, financiado con recursos del Gobierno Regional de Aysén a través del Fondo para la Innovación y Competitividad (FIC), del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, programa que contempla la asesoría de Potencia Patagonia.

Verónica explicó que a través del PRAE también espera otras certificaciones en los productos terminados, como no testeo en animales y otros similares, que dan valor agregado a los productos. También recibir asesorías para prueba y desarrollo de nuevos productos en la línea de la cosmética natural para aumentar y complementar la oferta existente; inscripción ante ISP de nuevos productos, viajes a otras ciudades para presentación del producto y captación de nuevos clientes, participación en ferias y realización de actividades de difusión.

Enrique Garín López, director de Corfo Aysén, indicó que “uno de las tareas fundamentales de Corfo y parte del mandato que nuestro presidente Sebastián Piñera nos ha encomendado, es promover el desarrollo de un entorno y/o cultura que fomente la competitividad de la economía regional, a través de proyectos innovadores y con oportunidades de crecer. Y Iarú Lavanda Patagonia es una muestra concreta de cómo una idea de negocio puede escalar y posicionarse no solo a nivel regional, sino que también nacional e internacionalmente”.

Los permisos y certificados que espera obtener Iarú Lavanda, tienen como fin implementar un laboratorio de bajo riesgo que le permitirá elaborar jabones y sales de baño. “Quienes consumen productos de cosmética natural cada día son más exigentes respecto a su origen y el de sus ingredientes. El mundo entero se está enfocando al cuidado del medio ambiente y esa es una oportunidad para nosotros. Por lo tanto, que el huerto se certifique como orgánico nos da un plus que se suma a que es un producto que se cultiva en la Patagonia chilena”, indicó Verónica.

Una de las fortalezas de Iarú Lavanda es que es la misma empresa la que produce el aceite esencial y luego elabora productos, por lo que el consumidor conoce la trazabilidad del producto final. “La mayoría de las empresas de cosmética natural no producen sus insumos, desarrollando productos cuyo aceite esencial que proviene fuera del país. En cambio nosotros, cuando tengamos nuestra certificación de huerto orgánico, podremos elaborar todo, desde el aceite hasta el producto final con ingredientes naturales de la Patagonia de Aysén. Ese es nuestro potencial y es el sello de nuestra empresa”, concluyó Verónica.

A fines de este año, Iarú Lavanda Patagonia espera tener instalada una Sala de Ventas y un espacio para recibir visitantes. Los productos es posible encontrarlos en tiendas Bella Naturaleza, Chusca y en la Casa del Mate.