Más de 770 árboles nativos  fueron plantados en San Pedro de la Paz

Medida se une a diversas acciones como la recuperación de plazas y erradicación de microbasurales.

En el último incendio forestal de 2017 en la zona central del país se consumieron alrededor de 596.000 hectáreas, de las cuales 54 mil 327 fueron en la región del Biobío. La comuna de San Pedro de la Paz no se vio afectada por este desastre, sin embargo, dentro de los lineamientos estratégicos de Plan de Desarrollo Comunal (PLADECO) está en convertir a la ciudad sampedrina en una ciudad Parque.

En dicha iniciativa se planifica una serie de acciones, entre ellas, potenciar el cuidado del medio ambiente con la plantación de árboles nativos como Pitao, Ulmo, Notros y Maitén, Peumo, Pilo Pilo y Quillay, como una manera de contribuir a propagar, desde una mirada de valoración y cuidado las especies nativas, preservando así una vida en armonía  entre la comunidad sampedrina y los bosques de la ciudad los que cumplen un papel crucial para la biodiversidad.

Al respecto Héctor Mardones, director de Medio Ambiente, Aseo y Ornato del municipio sampedrino sostuvo que, “como plan tenemos un rejuvenecimiento del arbolado urbano, y en la comuna tenemos muchos árboles que tienen más 30 años de antigüedad los que por su tamaño ya no soportan una nueva poda, por lo que hay que hacer un cambio de ellos principalmente en la Avenida Pedro Aguirre Cerda y el casco antiguo de Villa San Pedro en donde estamos evaluando su recambio”.

Mardones señala que cerca de los más 700 árboles que han cambiado dentro de la comuna ha sido un trabajo en conjunto con diferentes juntas de vecinos, iglesias del sector de Michaihue, y vecinos de Loma Colorada, y el sector Los Fundadores.

El concejal ecologista Javier Guerrero, sostuvo que, “la ciudad parque no solamente debe ser para los humanos, sino que también debe ser armónica y para convivir con el resto de las especies, por lo tanto se debe valorar la iniciativa del municipio incorporando arbolado urbano y también nativo en la comuna y esperar que esto se replique no solamente a los barrios sino que también al resto de los ecosistemas degradados que tenemos, entre ellas, las quebradas, de manera de contribuir a su absorción y filtro de agua y protegerlas del mono cultivo forestal el que las degrada y las destruye”.

Y agregó que, “uno de mis oficios como concejal es justamente una sugerencia, es tener en cuenta las especies de flora nativas de cualquier intervención ambiental dentro de la comuna. Además de privilegiar el arbolado de raíz profunda y las flores para promover la presencia de abejas”.

Ya se han plantado casi 770 árboles nativos,  estableciendo de esta manera, el proceso de reforestación del arbolado urbano en sectores como Pedro Aguirre Cerda, para próximamente continuar en los cerros de Villa San Pedro, Enrique Soro, San Pedro de la Costa, y Loma Colorada del sector Portal de San Pedro.