Seremi de Agricultura (S) Francisca Rojas llama a productores a incorporarse a la política de agricultura sustentable

“Región de Magallanes tiene un tremendo potencial para la agricultura orgánica por lo extenso del territorio y porque el suelo no ha sido intervenido”.

En el marco de la mesa regional de la agricultura sostenible donde participan agricultores, profesionales, consultores, instituciones públicas y privadas es que la Secretaría regional Ministerial de Agricultura junto a Prochile, INIA y la Universidad de Magallanes realizaron el día de ayer el Seminario “Agricultura sostenible: Oportunidad de diferenciación para la Región de Magallanes y Antártica Chilena».

Con una concurrida convocatoria a la actividad realizada en la Universidad de Magallanes, la seremi de Agricultura (S) Francisca Rojas fue la encargada de abrir el seminario, ocasión donde manifestó que, para el ministro de agricultura, Antonio Walker la asociatividad es uno de los ejes fundamentales de su programa de trabajo para fortalecer a la agricultura familiar campesina.  El énfasis dijo “es fomentar la asociatividad de los pequeños productores para poder alcanzar el manejo sustentable de su producción y eventualmente lograr los sellos de certificación de origen en producción orgánica, eso hoy en día, nos da un plus en los precios y el ingreso a los nuevos mercados”.

En el encuentro se abordaron temas como el de Políticas Públicas para un sector agroalimentario y forestal competitivo, sustentable, innovador y moderno, desarrollado por el jefe del Depto. de Políticas Agrarias de Odepa del Ministerio de Agricultura, ingeniero agrónomo y master en Economía Agraria, Sergio Soto.  Sobre experiencias nacionales en agricultura orgánica y comercio justo, expuso el master en Desarrollo rural y agroecología, ingeniero agrónomo Gonzalo Hinojosa. El asesor de Agricultura Orgánica manifestó que junto con los agricultores “lo interesante sería considerar a los consumidores como los chefs, administradores de hoteles y restoranes, ellos también tienen que sumarse para que puedan entender que también hay un valor en los productos orgánicos que se producen en la región”.

Luego destacó la participación de Cecilia Guineo, agricultora y capacitadora del programa Sistemas Ingeniosos del Patrimonio Agrícola Mundial SIPAM de Chiloé, quién expuso sobre el cooperativismo, como una herramienta para la certificación orgánica. Actualmente es tesorera de la asociación que reúne a 13 agricultores y han logrado obtener sellos del patrimonio agrícola mundial.  Con la solidez que entregan los relatos legítimos de las experiencias por los  trabajos realizados agrega “para nosotros-refiriéndose a los agricultores orgánicos, es la agricultura del futuro que se viene, como estamos tan contaminados, es poner con nuestro trabajo un granito de arena al medio ambiente”. Detrás de cada producto de sus asociados, los que son vendidos  en Santiago y en la tienda de la sociedad en Ancud, hay una historia de todo un proceso y con una identidad también como chilote” .Al término de su presentación manifestó “ustedes tienen mucho por hacer, mucho que entregar, tienen autoridades comprometidas, recursos, tienen que unirse nada más”. La agricultura orgánica es lo que se viene”, sentenció.

Por último, la ingeniera en recursos naturales y especializada en agricultura orgánica de INIA Kampenaike, Karina Aguila presentó el tema de rescates experiencias y propuestas de agricultura sostenible para Magallanes y la Antártica Chilena, concluyó que la ubicación geográfica “permite y obliga a realizar prácticas sustentables”, en una región que tiene un alto potencial para el logro de una agricultura sostenible y lo más importante “con consumidores que hoy demandan alimentos, nutritivos, inocuos y seguros para alimentarse, aseguró”.

Todos los expositores coincidieron que Magallanes es la región con mayor territorio a nivel nacional y la mayoría de ese territorio no ha sido intervenido. Hinojosa puntualmente manifestó que “en el caso de las regiones de más al norte la mayoría de ellas tiene una alta carga de pesticidas y fertilizantes sintéticos que lo hace más dificultoso y de largo plazo una transición hacia la agricultura orgánica.  Por otra parte, tenemos una fuerte demanda interna por hortalizas y frutas producidas por forma orgánica la cual no solo la piden las personas que viven en la región, sino que también sus visitantes”.

Durante la tarde en el centro hortícola de la UMAG se desarrollo un taller práctico con presencia de horticultores de Porvenir, natales y Punta Arenas en técnicas de biopreparados como té de hortigas, fermento de guano y algas marinas, entre otros.

La mesa técnica de agricultura sostenible impulsada por la Seremi de Agricultura cuenta como logro el proyecto recién aprobado por el gobierno regional para que INIA Kampenaike desarrolle capacitaciones en técnicas de horticultura sustentable para pequeños agricultores, recursos que vienen a fortalecer este camino de agricultura sustentable y amiga del medio ambiente por $566 millones de pesos.