Seremi de Agricultura: “Visita de importadores uruguayos de lana nos indica que la calidad es lo que buscan los mercados internacionales”

  • Representantes de la empresa uruguaya Central Lanera, se reunieron con productores y autoridades regionales para analizar la factibilidad de futuros negocios.
  • Tanto la lana como la carne ovina están con muy buenos valores y los productores están más motivados con el rubro, precisó el gerente comercial de uno de los poderes compradores más significativos del Uruguay.

La drástica disminución de ovinos en 20 años en Uruguay, de un stock de 25 millones de lanares hacia 1989 con 6.500.000 de ovinos al año 2018, es una de las razones de la visita comercial de los empresarios Uruguayos al sur de nuestro país, precisamente a las regiones de Aysén y Magallanes.

Así lo explicó el secretario regional ministerial de Agricultura, José Fernández, luego de sostener una reunión con los ejecutivos de la Central Lanera que congrega a 43 cooperativas de productores uruguayos, siendo una de las principales exportadoras de lana ovina desde el cono sur de América hacia el mercado internacional.

Se trató de la visita comercial gestionada por Prochile de  los ejecutivos José Peran y Felipe Sanguinetti de la Central Lanera uruguaya, quienes se reunieron con 6 empresas regionales dentro de las que destacan la Asociación de Ganaderos de Magallanes ASOGAMA y la Asociación de Ganaderos de Tierra del Fuego AGTF, con quienes explicaron las condiciones comerciales con las que trabajan y analizaron la factibilidad de futuros negocios.

En el encuentro los empresarios uruguayos expusieron el modelo de negocio con que trabajan coordinadamente en la cooperativa con los más de 1000 socios, que actualmente registran las 43 asociaciones de productores que la conforman, lo que considera tipos de contrato, formas de pago, implementación de Programas de Capacitación para sus asociados, entre otros muchos temas de interés.

La baja de ovinos en Uruguay ha sido drástica “ pasamos de un stock de 25 millones de ovinos en el año 1989 a 6.500.000 ovinos en 2018” comenta Peran, agregando “exactamente ha ocurrido lo mismo que en otros países como Australia y Nueva Zelandia donde la disminución del número de ovinos ha sido significativa.” Entre las causas de tan significativa caída de masa ovina argumentó que existe competencia de diferentes rubros productivos (agricultura, forestación, vacunos) por el uso de la tierra.

A esto se suma algunas restricciones que existen en el rubro ovino como son los predadores y el abigeato que realmente desaniman a los productores, especialmente este último, pero sin duda, los valores de la lana y la carne ovina  son  un gran motivador o desmotivador para producir más y mejor o por el contrario de forma más extensiva y con bajos índices productivos.

Durante toda la década del 90 tanto los precios de la lana como el tipo de cambio hicieron que no fuera rentable la producción ovina haciendo que muchos productores dejaran de trabajar con ovinos o disminuyeran su stock. Otro factor fundamental es que la producción ovina requiere de mano de obra que conozca el trabajo. En estos últimos años cada vez existe menos gente con experiencia y dispuesta a trabajar con ovinos dada la dedicación que requiere. Es así que debe darse un cambio en la forma de trabajar de manera de aumentar la productividad de la mano de obra y disminuir el esfuerzo físico incorporando nueva tecnología que además despierte el interés de las generaciones más jóvenes, aseguró el uruguayo.

Al finalizar su gira en la Región de Magallanes dijo que “nos hemos llevado una grata impresión tanto de la infraestructura como la amabilidad de su gente y el avance visto en la producción ovina en especial al afinado de la lana, al trabajo de acondicionamiento que se realiza en la esquila y al hecho que muchos productores realizan análisis de laboratorio sobre su lana para obtener datos objetivos de los principales parámetros para la comercialización”.

Respecto al producto lana de la región manifestó que “se encuentra con las características que nosotros buscamos. A partir de ahora queda por ver lo referente a los costos de exportación y flete sumado a los valores que tiene esta materia prima en la región. Pensamos que podremos llegar a operar al menos inicialmente como forma de prueba para evaluar los resultados”.