Pesca deportiva en Llifén: trolling en el espejo del cielo

El cerro Huequecura domina el paisaje de Llifén, puerto lacustre ubicado a 22 km de la comuna de Futrono. En esta zona se pueden practicar diversos deportes outdoor, como pesca recreativa y escalada. Este es un escenario natural impresionante, ideal para navegar las aguas del Lago Ranco y practicar la modalidad de pesca deportiva conocida como trolling o pesca de curricán.

El sol ilumina el lago a través de las espesas nubes que cubren el cielo mientras nos acercamos a la playa Huequecura¹, ubicada a los pies del cerro que lleva su nombre. Este es el punto de partida de las excursiones turísticas que ofrece la Asociación de Boteros de Llifén, con quienes nos reunimos para conocer las alternativas disponibles para la práctica de la pesca deportiva en la zona.

Los remos arañan la superficie del Lago Ranco², desdibujando las nubes y las montañas que se reflejan en su transparente superficie. Un solitario cisne de cuello negro se desliza cerca de la playa. “Siempre viene aquí”, nos comentan. Un kayak avanza cerca de la orilla.

Cuando al atardecer el sol cae en el lago, iluminando el cerro Huequecura, es inevitable recordar el nombre que le dio al lugar el pueblo originario que lo habitaba: Llifén, de “lyvn”, ‘arder, encenderse el fuego’, en mapudungún.

Los boteros de Llifén: tradición y nuevas tendencias

Héctor Gómez, presidente de la Agrupación de Boteros, Actividades Recreativas y Pesca Deportiva de Llifén, conocidos como “los Boteros de Llifén”, nos recibe junto a los socios del grupo en su sede, ubicada en la calle principal del pueblo, cerca de la playa. Exhibiendo el trofeo que espera al ganador del Campeonato de Pesca Recreativa que este mes celebrará el inicio de la temporada, que se extiende hasta mayo del año siguiente, nos esperan Héctor Caniguan, secretario, Rodrigo Pérez, Héctor Quiroz y Víctor Sepúlveda, entre otros, que con entusiasmo nos invitan a conocer este deporte.

 21 socios integran la Agrupación, contando con boteros de experiencia, muchos de ellos, hombres que durante toda su vida se han dedicado a la pesca y al turismo en la zona. Ante el auge de la pesca deportiva, han sabido trabajar juntos en torno a un objetivo común, integrando a las nuevas generaciones y a la misma comunidad en su proyecto.

La creación de la agrupación afirma su presidente, “obedece al objetivo de poder mejorar el turismo, prestar más servicios a la comuna, a la provincia y a la región”, experiencia que ya lleva más de tres años, tiempo en el que han sido reconocidos por su labor, contando con equipamiento para la práctica de la pesca deportiva, como embarcaciones, cañas y trajes, entre otros que ofrecen al turista.

“Los elementos que han llegado a esta agrupación los hemos obtenido por medio de proyectos que hemos ganado y contamos con nuestras especies obtenidas bajo recibo por los socios ”, destaca al respecto Héctor Caniguan. “Tenemos también nuestra credencial de identificación, la cual va con el nombre, foto y número de socio de cada uno”. “Creo que para el poco tiempo que llevamos, tenemos bastante avanzado ya”, afirma con orgullo.

La principal adquisición del grupo, “es el haber obtenido una lancha rápida con un motor fuera de borda de 9,8 Hp, la cual estamos colocando a disposición de la comunidad casi, porque es uno de los requisitos que tenemos para prestar el servicio de paseos náuticos”, concluye

Trolling en Llifén

Rodrigo Pérez, socio de la Agrupación, nos cuenta que aquí se practica la modalidad de pesca al curricán o “trolling”, técnica en que se arrastran señuelos desde embarcaciones impulsadas a remo o motor.

Para practicar trolling se arroja al agua el sedal con el señuelo, mientras la embarcación navega, liberando el carretel. 60 metros son en general la distancia que se considera para trabar, dejando que la tracción del avance permita que el señuelo comience a girar.

Señuelos

Mediante esta modalidad, en el Lago Ranco se pueden pescar truchas y salmones, especies de la familia de los salmónidos, pudiendo hallarse las variedades arcoíris, fario o marrón y chinook, que nos señalaron está presente en estas aguas desde hace trece años, ejemplares que pueden sobrepasar los 30 kg en ocasiones.

Una jornada de medio día de pesca en la zona dura aproximadamente cuatro horas, partiendo desde las 6:00 a.m. “Le arrendamos al turista el equipo completo, desde los botes hasta los implementos”, precisa Víctor Sepúlveda. Esto incluye cañas de pesca, carrete con hilo y señuelos, además de chaleco salvavidas.

“Nosotros usamos el señuelo más conocido por acá, el “caimán”, con las cañas de arrastre, que tienen carretes especiales para la pesca en el lago, que es diferente a la pesca de río”, detalla. Los “caimanes” corren el riesgo de enredarse, explica, por lo que es ideal navegar en la costa de los lagos, donde comienza la zona profunda. “Cuando un pez pica, en general se detiene el motor, recogiendo los otros pescadores sus anzuelos para evitar que las cañas se enreden”.

Navegando el Lago Ranco

Además de ofrecer excursiones de pesca, los turistas pueden disfrutar de paseos en embarcaciones, “ofrecemos paseos en botes a motor o remo”, hacia diferentes sectores del lago, agrega Héctor Quiroz, el socio más joven del grupo, estudiante de Turismo en el Liceo Rural Llifén.

Los integrantes de la agrupación están conscientes del valor de este espacio natural, así como del potencial que encierra para su propio desarrollo, por lo que buscan “preservar la naturaleza y las especies”. En este contexto, la devolución es un imperativo en la zona: “Cuidamos mucho a los peces. En el río Calcurrupe uno no se puede llevar un pescado, tiene que devolverlo sí o sí, lo saca, se saca la foto y lo pesa, y después lo devuelve al rio; lo único que se pueden llevar son los salmones Chinook, hasta tres peces o 15 kg, al igual que aquí en el lago”, comenta Héctor Quiroz.

“Este es un sector poco intervenido, que vale la pena conocer”, indica Héctor Caniguan. “Invitamos a todas las personas a que vengan y nos contacten. Acá les entregaremos un servicio seguro, ya que nos estamos capacitando en forma continua mediante cursos de primeros auxilios y rescate en lagos y ríos, así que tenemos gente preparada para entregar un servicio de calidad a todos los turistas”, afirma.

El potencial desarrollo de la pesca deportiva

De acuerdo con la encuesta CASEN 2006, entre 12 comunas, Futrono fue la 5.ª más pobre de la Región de Los Ríos y la 2.ª con mayor índice de indigencia. Esto puede apreciarse en la falta de implementación de infraestructura turística, en el abandono del camino y las casas, donde falta señalización de rutas, cafeterías y cuidado del entorno, que los lugareños, con una adecuada asesoría, que rescatara su esencia rústica, podrían sacar adelante.

La belleza de estos parajes y las huellas de sus pueblos originarios hablan al corazón, como ecos nobles de nuestra herencia perdida. El potencial de desarrollo con el que cuentan estas comunidades en base a la práctica de deportes acuáticos, náuticos y de montaña, podría, en un par de generaciones, lograr un cambio radical. Es de esperar que no caiga en el olvido su gente y su historia. Quizás, la pesca deportiva signifique el primer paso para convertir esta zona en un destino turístico de renombre internacional, porque condiciones naturales, las hay, sin duda.

Claudia Milet / Sur Actual

¹ Huequecura: “la roca de la llama”, de hueque, llama; y kura, kurra, piedra, en mapudungun

² Lago Ranco: “agua con oleaje”, del mapudungun Rew-ko.

Link a galería fotográfica: Facebook

La publicación de este reportaje es parte del proyecto ‘Destinos aptos para la pesca recreativa en Los Ríos’, financiado con recursos del Fondo de Fomento de Medios de Comunicación Social del Gobierno de Chile.

 

 

412 lecturas