Vigilancia en Santuario Carlos Anwandter registra comportamiento de lobos marinos sin interacción con aves

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura para enfrentar la problemática que genera actualmente el Lobo marino común en el Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter, ubicado en la Región de Los Ríos, implementó monitoreos diarios de navegación con el objetivo de registrar antecedentes significativos que permitan conocer cuál es el comportamiento que posee el Lobo en esta área y la afectación que ellos generan al interactuar con los Cisnes de cuello negro que habitan en gran número en esta zona.

Christian Hinrichsen, Director Regional de Sernapesca en Los Ríos, sostuvo que “la vigilancia y monitoreo se ha realizado fundamentalmente en el Río Cruces,pero abarcando también tramos aledaños a éste en los ríos Valdivia, Caucau, Chorocamayo y Pichoy. Observamos abundante presencia de cisnes de cuello negro en el humedal formando verdaderas alfombras blancas, y registramos en dos oportunidades presencia de lobos en las inmediaciones pero sin evidenciar ataques a cisnes. Además, registramos el desplazamiento de cisnes junto a sus crías por el río Valdivia pasando frente a las balsas con lobos juveniles, siendo observados por éstos sin llamar su atención. Lo anterior, nos confirma que la conducta predadora solo ha sido desarrollada solo por algunos ejemplares”.

Hinrichsen indicó que producto de la vigilancia implementada en el Santuario también se han podido detectar malas prácticas de algunos ciudadanos, fundamentalmente en la conducción a altísima velocidad en motos acuáticas y lanchas deportivas en áreas de nidificación y alimentación de cisnes con pequeñas crías, generando gran perturbación en las aves, antecedentes que fueron puestos en conocimiento de las autoridades competentes, destacando así la coordinación entre los servicios públicos en la protección ambiental de este valioso ecosistema.

Hasta ahora se han realizado 11 navegaciones continuas con 29 horas de monitoreo del área de estudio, y se han registrado las áreas de descanso, el rango de desplazamiento, la cantidad de individuos y los rangos etarios del lobo marino común (Ottaria flavescens), vigilando en particular la interacción de éste con el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus).

Además, y producto de los monitoreos, se logró detectar la presencia de ejemplares de lobo marino común muertos en las inmediaciones del área de estudio, en donde Sernapesca se encargó de trasladarlos a la UACh para someterlos al procedimiento de necropsia. Así también se detectó un ave muerta y se informó a Conaf. El registro de mortandad de aves en el sector indica que durante este mes se han detectado 13 cisnes muertos, una baja considerable respecto al mes de octubre en que la mortalidad llegó a 106.

Mauricio Ulloa, encargado de la Unidad de Rescate Animal, destacó que “esta información es muy relevante considerando que en Chile no existe precedente sobre una interacción similar entre las especies citadas, por tanto, lograr contar con estos antecedentes permitirá a Sernapesca tomar las mejores decisiones para solucionar tanto la actual problemática como en futuros desafíos que se puedan presentar en esta materia”.

En este contexto, con este conjunto de medidas y acciones Sernapesca pretende aumentar el conocimiento sobre el comportamiento del Lobo marino común (que también es una especie protegida) en relación a los cisnes de cuello negro y su entorno, con el fin de seleccionar el mejor espacio y la mejor oportunidad para llevar a cabo un rescate y traslado de los ejemplares otáridos que presenten la conducta predadora hacia los cisnes, de la manera más segura para los rescatistas y para los lobos, en un contexto de bienestar animal y buenas prácticas de manejo.

Angela Sáez M. / Encargada Comunicaciones Macro zona sur