Minvu Biobío premió los mejores proyectos de concurso “Vivienda Rural” para estudiantes de Arquitectura de la Región

Siete fueron los proyectos de universidades locales que participaron en el concurso proyecto de Vivienda Rural 2018, iniciativa impulsada por la Seremi de Vivienda y Urbanismo de Biobío, en colaboración con la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Corporación de la Madera (CORMA) y el Instituto Forestal (INFOR).

Tras la evaluación de las propuestas, el jurado compuesto por las entidades involucradas premió a los tres mejores proyectos arquitectónicos ligado a la temática rural. El primer lugar recayó en las alumnas Camila Saavedra Torres y Francisca Rozas Valenzuela, estudiantes de la carrera de Arquitectura de la Universidad San Sebastián con el proyecto “Casa Colmena” de la comuna de Santa Bárbara, inspirada en el panel de la colmena, que pretende mantener, recuperar, y potenciar el oficio de la apicultura a través de un sistema que conserve la abeja.

En un significativo acto encabezado por el seremi de Vivienda y Urbanismo de Biobío, Emilio Armstrong Soto, y representantes de la Cámara Chilena de la Construcción sede Concepción, CORMA e INFOR, las ganadoras del concurso recibieron una distinción por el importante logro y 250 mil pesos, incentivo entregado por la Corporación de la Madera.

“La experiencia fue súper buena porque resultó un proceso de harto trabajo y experimentación que concluyó con la posibilidad de sacar adelante un buen proyecto. Nuestro proyecto lo ubicamos en Santa Bárbara que es la capital de la miel y existen muchos monocultivos y quisimos enfocarnos en la importancia de la abeja y la mortalidad de ella y cómo esto podía generar un sistema recuperando el oficio de la apicultura”, aseguró Camila Saavedra estudiante de Arquitectura de la Universidad San Sebastián.

El segundo lugar fue para Florencia Ormeño Illanes y Jaime Galaz de la Universidad del Desarrollo con el proyecto “Casa modelo Copiulemu” de la comuna de Florida. Y el tercer puesto correspondió a Victoria Bassaletti Rubio, Manuela Vargas  Whittle y Francisca Gómez Palacios de la misma casa de estudios con la propuesta “Casa cultivo Polcura” de la zona precordillerana.  El segundo y tercer lugar, recibieron 150 mil y 100 mil pesos respectivamente.

“Tuvimos una convocatoria importante con muy buenos proyectos y nos costó muchísimo poder elegir a los ganadores. Quiero felicitar a los tres premiados y vamos a tomar estos ante proyectos e integrarlos al Ministerio de Vivienda y Urbanismo para poder desarrollarlos y que sea una opción más para que las personas puedan elegir una vivienda rural. Queremos que las familias tengan diversidad modelos y que se acojan a diseños más innovadores donde, por ejemplo,  se puede utilizar el sol para calefaccionar sus viviendas, o nuevas tecnologías y nuevos materiales. Era importante poder rescatar la pertinencia cultural del lugar e inculcar en los futuros arquitectos el hecho que diseñar una vivienda rural no es lo mismo que diseñar una vivienda urbana. Estamos satisfechos y contentos de los tremendos resultados que ha tenido este concurso y esperamos poder repetirlo el próximo año”,  indicó el seremi de Vivienda y Urbanismo, Emilio Armstrong.

El objetivo del concurso consistió en  desarrollar propuestas arquitectónicas innovadoras, integrales, que consideren una vivienda unifamiliar, que mejore la calidad del diseño, funcionalidad, confort térmico y sustentabilidad de la vivienda rural, a partir de proyectos arquitectónicos dinámicos, susceptibles de adaptarse a las condiciones físicas del territorio donde se emplacen, al clima, los tipos de suelos, el uso de la madera y los materiales vernáculos, con pertinencia arquitectónica rural, reflejando con ello los modos de vida de los habitantes de los sectores rurales y urbanos menores 5.000 habitantes.

El anteproyecto de arquitectura se enmarca dentro de los montos establecidos en el D.S.N°10, Programa de Habitabilidad Rural que impulsa el Ministerio de Vivienda y Urbanismo para el financiamiento de una vivienda base, una ampliación y un recinto complementario. A través de este subsidio las familias de estas localidades mejoran su calidad de vida a través de una vivienda nueva o recinto complementario con pertinencia cultural.

Este diseño podrá ser incorporado dentro de los proyectos a ser replicados en el trabajo que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo lleva a cabo en la Región.

Sur Actual