Más de 400 personas asistieron a una verdadera fiesta del pensamiento en Magallanes

Un teatro municipal de Punta Arenas colmado recibió a los destacados panelistas internacionales en la cuarta versión del evento científico y ciudadano más esperado del año.

Desde muy temprano, los asistentes ocuparon rápidamente las butacas del Teatro Municipal de Punta Arenas José Bohr a la espera de la presentación de los destacados científicos internacionales que dieron vida a la cuarta versión del Congreso Futuro 2019 en Magallanes.

Quienes no pudieron llegar hasta el teatro o no alcanzaron a inscribirse, tuvieron la posibilidad de disfrutar y no perderse ninguna de las presentaciones gracias a la transmisión online (streaming), que permitió llevar cada detalle a toda la región, país y el mundo.

“Estamos muy contentos con la convocatoria, más de 400 personas participaron y que se inscribieron a través de la página web, agradecemos a todos ellos”, dijo la directora regional de Sercotec María Soledad Sólo de Záldivar y agregó que “tuvimos destacados expositores de nivel mundial con temas relevantes para nuestra región”.

Tras las palabras de las autoridades regionales y comunales, quienes destacaron el hecho que la capital regional vuelva a ser sede de este encuentro, considerado el más grande de Latinoamérica, fue la directora de British Antarctic Survey (BAS), Jane Francis, la encargada de abrir las presentaciones del primer bloque dedicado a la “Antártica y el Medio Ambiente”.

Le procedieron la doctora en medio ambiente, Cassandra Brooks y Brigitte Baptiste, directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt de Colombia.

“Chocolate blanco”

Mientras Brooks comparte cómo la protección de la biodiversidad antártica guarda directa relación con la determinación de los gobiernos y su compromiso con un área que merece ser resguardada, la colombiana Baptiste encuentra en la crisis que vive el cacao en su país, la forma perfecta para llamar la atención sobre los efectos de la acción humana.

“Me parece fabuloso que se haya construido esta iniciativa sobre todo para inspirar a la gente, para llamar la atención sobre lo maravilloso que es el planeta, lo que se está haciendo en Antártida y la responsabilidad que todos tenemos al respecto para ser muy creativos porque aquí se requiere mucha creatividad”, dijo Baptiste y agregó que “el chocolate es un buen ejemplo de cómo el cambio global tiene expresiones locales relacionadas con el clima y todo lo que pasa en el extremo sur del continente se refleja en el Ecuador y viceversa”.

La bióloga explica de esta manera la relación entre cacao y Antártica: “el calentamiento global y todos los efectos de la contaminación con CO2 están acabando con el cacao y, al mismo tiempo, la búsqueda de sembrar más cacao y de abrir espacios en la selva para producir generan más emisión de CO2 y deforestación que afectan a la Antártica entonces, hay una conexión local y global muy importante”.

El continente blanco como elemento clave para comprender los efectos del cambio climático a nivel global, las transformaciones manifestadas a lo largo del tiempo y la responsabilidad de la actividad humana en la región polar fueron abordados por los panelistas que además respondieron las preguntas del público.

Mejor vejez

El turno de la Neurociencia y la inteligencia artificial llegaron en la segunda parte de la jornada. Con el mismo entusiasmo y expectativas del comienzo, el heterogéneo auditorio siguió con atención las presentaciones de Thomas Malone, Rob Knight y Giovanna Mallucci.

Para la senadora Carolina Goic, miembro de la Comisión Especial Desafíos del Futuro del Senado el Congreso Futuro busca “acercar la ciencia a las personas, tomar conciencia de cómo nuestras actuaciones pueden cambiar el mundo. Esta es una región que ha sido pionera en esa materia. En temas de envejecimiento somos una región que tiene mucho que decir y mucho que decir, somos una región con alto porcentaje de adultos mayores y uno dice ahí, cómo aportamos para que vivir más años signifique una alegría, una oportunidad y no a veces, una mala noticia para la gente”, comentó la parlamentaria.

Precisamente, sobre la vejez y los avances en la investigación para encontrar respuestas que ayuden a minimizar los alcances de enfermedades como el Alzheimer, Mallucci se refirió al futuro de los tratamientos de la demencia.

“Estamos mejorando los efectos de la enfermedad dentro de los próximos dos o tres años. Básicamente, esa mejora es la que está impulsando nuestro trabajo. Pero, la posibilidad de mejorar la vejez es una posibilidad real”, aseguró la doctora en neurogenética.

Desarrollo de estudios y técnicas de investigación en alianza con las nuevas tecnologías disponibles y en constante evolución, así, el doctor en psicología social y cognitiva Thomas Malone, resume lo que llama “superminds” o supermentes, concepto que describe “cómo las computadoras y las personas trabajan en conjunto. Creo que nuestra habilidad de trabajar en conjunto con las computadoras es la clave para el futuro de nuestra especie”.

Participación entusiasta de adultos, jóvenes y niños que completaron la capacidad del teatro municipal para hacer el ejercicio de una reflexión conjunta, entre ciudadanía y las mentes más brillantes del mundo para intentar responder a la interrogante ¿qué especie queremos ser?, pregunta abierta que más que respuestas, pretender despertar las conciencias sobre cómo interactuamos con nuestro entorno y qué tipo de planeta recibirán las futuras generaciones de magallánicos.