Trabajadores pesqueros del Biobío rechazan Ley Jibia y veto aditivo

Los trabajadores pesqueros sellaron ayer dos reuniones de trabajo  -el lunes, la primera- con el subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, con un rotundo rechazo tanto la Ley Jibia como el veto aditivo que proponía el Ejecutivo, indicando que el gobierno tiene la posibilidad de superar el actual conflicto sustituyendo el Proyecto Jibia por uno que consensúe el bien común de todos los actores.Las actividades se realizaron en la Intendencia de la Región del Biobío.
Esto fue comunicado al personero luego  que en la cita del lunes Riquelme  comprometió canalizar al gobierno la demanda de Plataforma Social, de los Trabajadores Pesqueros,  en pos de generar una Mesa Interministerial de Trabajo y Economía.
Los trabajadores pesqueros movilizados desde el pasado día 9 suspendieron el lunes el paro de Flota y Planta ante la apertura del Gobierno a dialogar, aunque las organizaciones Sindicatos Interempresas de Capitanes, Motoristas, Tripulantes de Naves Sardineras, de  Tripulantes de Arrastre, Federación de Sindicatos de Plantas de Proceso Fesip y AG PescaPyme, advirtieron ayer que siguen en alerta, esperando que el gobierno se pronuncie respecto de los planteamientos de los representantes de 12.500 trabajadores de la Región del Biobío.
Los trabajadores pesqueros, que antes de entrar ayer a la reunión el subsecretario de Pesca, intercambiaron análisis con los dirigentes de los Artesanales Cerqueros que salían de su propia reunión con Riquelme, coincidieron con ellos en que «antes  que este Proyecto Jibia fuera impulsado por los diputados Torres y Nuñez, trabajábamos sin amenazas ni problemas, ni diferencias entre nosotros. Este proyecto ha provocado enormes diferencias entre los actores del sector pesquero lo que es beneficioso y el Gobierno tiene la obligación de volver al equilibrio y a la paz social», según expresó el presidente de una de las organizaciones (capitanes ) Juan Carlos González. 
Los dirigentes de las seis organizaciones  subrayaron que no apoyan el veto ni están de acuerdo con el Proyecto y llamaron a que el Gobierno intervenga generando un proyecto distinto al del actual proyecto. 
Desde la perspectiva de los trabajadores pesqueros el Proyecto Ley Jibia es nefasto. Provocará desempleo y como trabajadores defienden los puestos de empleo formales que han ganado en el sector, indicaron. Pero también conlleva otros problemas por ejemplo con la fauna acompañante y eso afecta a todos los pescadores de todo el sector: «Nosotros no queremos que el proyecto paralice los siete barcos jibieros de» los que dependen directamente 150 hombres cada uno de los cuales es una familia. Trabajar es nuestra forma digna de ganarnos el pan».
Es por eso que la Plataforma Social que buscan debe tener considerados aspectos como pensiones, con mitigaciones, con deudas hipotecarias, estudios de los hijos. La base y lo primero, insistieron los Trabajadores Pesqueros, es que quieren evitar que haya desempleo e impacto en la fuerza laboral, pero sí una Plataforma Social que se haga cargo del impacto que el Proyecto Jibia y otros pudieran provocar, lo que ojalá no ocurra: «pero si hay un trabajador que sale perjudicado hay un instrumento legal que le ayude a enfrentar esa situación y seguir viviendo dignamente».
Los dirigentes reiteraron lo que, durante meses criticaron, en el sentido que se está legislado de forma ideologizada y ello se comprueba porque tiene en problema a todo el sector; choca con la Ley del Trabajo ( Ley del Saco) con la Ley de Pesca (fauna acompañante) y porque los precursores argumentaron que los barcos industriales podían convertirse en poteros ignorando que una nave así es de recolección lenta, que debe estar varios días en la mar y proceso a bordo, en rigor es un factoría tipo de nave que en Chile no pueden operar del paralelo 47 al Norte. El proyecto, agregaron, también choca con el tema institucional porque le quita una atribución que hoy tiene el Ejecutivo de poder cambiar las artes de pesca al Legislativo.
Sur Actual