Prevencionista de riesgos entrega recomendaciones para una calefacción segura este invierno

Se acerca la época más fría, y con ello, la necesidad de temperar los espacios. Es por ello que Alejandro Bianchi, director de Prevención de riesgos de Santo Tomás, sede Concepción, entrega algunas consideraciones para tener en cuenta al momento de comprar o utilizar algún tipo de estufa.

Al momento de escoger alternativas de calefacción, o bien, al darles el primer uso de la temporada si es que ya contamos con una, es fundamental tener en cuenta ciertas variables tales como la eficiencia, el espacio que buscamos temperar o los resguardos en su manipulación.

Espacio y correcta utilización

En cuanto al espacio, Alejandro Bianchi, explica que “es importante que los recintos donde instalamos una estufa siempre deben tener algún grado de ventilación, ya que todos los métodos de calefacción –salvo los eléctricos- consumen oxígeno mientras funcionan y, ante una mala combustión, pueden liberar concentraciones peligrosas de monóxido de carbono en el interior de los recintos”.

Por lo mismo, insiste en que, para el caso de las que funcionan en base a gas o kerosene, estas no deben usarse más allá de dos horas seguidas, y jamás instalarlas al interior de baños o espacios reducidos, ni cerca de fuentes eléctricas u objetos inflamables. 

Por otra parte, señala que los aparatos eléctricos son recomendables para espacios pequeños, sin embargo, advierte no utilizarlos en los baños, pues debido al exceso de humedad de estos lugares, se puede producir riesgo de electrocución. 

En el caso de haber utilizado un artefacto en temporadas pasadas, el profesional advierte que es vital una revisión que permita verificar que nuestra estufa se encuentre en óptimas condiciones, además de seguir siempre las instrucciones de manipulación de los fabricantes.

Así mismo, comenta que tanto la manipulación y carga de aparatos a parafina debe hacerse en el exterior de los inmuebles y con el equipo apagado, lo cual también es válido para el cambio de los cilindros portátiles de gas licuado.

Estufas a leña

En la zona sur son comunes las estufas a leña, las cuales también deben utilizarse tomando ciertos resguardos.

Así, el director de la carrera de Prevención de riesgos señala que este tipo de calefacción es recomendable para espacios amplios, sin olvidar que “es importante que las estufas a leña sean instaladas por un técnico certificado, y que quienes la van a manipular lean el manual de instrucciones de uso. No hay que olvidar jamás emplear líquidos inflamables o combustible para prender el fuego, lo adecuado es usar madera bien seca”.

El problema de este tipo de artefactos es la contaminación externa, por lo que se aconseja el uso de pellet, que cumple la misma función interna, pero contamina mucho menos que la leña.

Consejos generales

Finalmente, el profesional sugiere ciertas pautas generales para proteger las viviendas y evitar cualquier tipo de accidentes:

  • Contar con un detector de humo y monóxido de carbono
  • Apagar la estufa antes de dormir
  • Mantener estufas lejos de elementos combustibles
  • Seguir las recomendaciones del fabricante
  • Ventilar constantemente los espacios