Universitarios celebran el Día Mundial de la Salud

A los pies del cerro Caracol de la ciudad de Concepción, una veintena de estudiantes de las carreras de Fonoaudiología, Enfermería, Terapia Ocupacional y Nutrición y Dietética de la UST sede Concepción, celebraron unidos el Día Mundial de la Salud.

El Parque Ecuador fue el espacio que se tomaron los tomasinos para realizar diversas actividades recreativas y de educación, promoción y prevención relacionadas a cada una de sus disciplinas.

El evento organizado por la Seremi de Salud del Biobío en conjunto con la de Desarrollo Social, del Deporte, Vivienda y Urbanismo, Injuv y Junaeb, buscó fomentar en la comunidad hábitos saludables y promover la reducción del sedentarismo a través de actividades recreativas, deportivas y de entretención para toda la familia.

La actividad convocó a adultos mayores, niños y jóvenes adultos, quienes junto a sus familiares recibieron orientación en torno a cómo mejorar la calidad de vida y cuidados de la salud. Así lo afirmó Mariela Rodríguez, Directora de la carrera de Fonoaudiología de la UST sede Concepción, “para nuestra escuela fue una instancia muy enriquecedora pues nuestros estudiantes realizaron educación en temas relacionados al cuidado de la audición, presbiacusia, envejecimiento saludable, cuidado de la voz y cómo estimular el lenguaje en los niños”.

Para Rodrigo Herrera, Coordinador del área Infanto-Juvenil de carrera de Fonoaudiología, el encuentro permitió a los estudiantes vincularse con la comunidad y concientizar a las personas sobre cómo estar alertas ante posibles señales o signos que requieran de una evaluación fonoaudiológica.

“Visibilizar y promover la importancia de esta disciplina en la salud es súper importante para las distintas etapas del desarrollo humano porque no solo se involucran habilidades comunicativas sino también cognitivas”, aseguró el académico.

Mayda Olave, estudiante del 3er año de la carrera de Fonoaudiología, expresó que el evento le resultó un excelente espacio ya que abre puertas para compartir conocimientos y experiencias directas con la comunidad. “Quedé sorprendida del interés que tiene la comunidad sobre el quehacer fonoaudiológico, me sentí muy motivada y confiada de poder explicarle a las personas mis aprendizajes previos. Creo que estas actividades son de suma relevancia porque nos sirve para acercarnos a la gente y poder interactuar de manera más confiada y a tener mayor desplante con los futuros usuarios”.