Charla abordó la intervención psicopedagógica en el envejecimiento

En el marco de la inauguración del año académico de la carrera de Psicopedagogía del Instituto Profesional Santo Tomás, sede Concepción, estudiantes y académicos participaron en la charla inaugural “Intervención Psicopedagógica en el envejecimiento”.

Considerando que el envejecimiento es un proceso propio de todo ser vivo y que implica el declive fisiológico y descenso de funciones cognitivas, la Psicopedagoga y ex Directora Regional de Senama Bío Bío, Carol Lagos Valderrama, compartió con los futuros profesionales la importancia del rol que ejerce el psicopedagogo en esta etapa del ciclo vital.

En la ocasión, la experta explicó que las personas mayores no son invisibles y la misión es romper con el paradigma de que no son solo los niños los que requieren del apoyo de un psicopedagogo, “los niños tienen una ventaja y es que tienen una vida por delante con esperanza y oportunidades para aprender, las personas mayores no, para ellos es un día más o un día menos por eso es tan importante comprometerse con ellos y encantarse con todo lo maravilloso que ellos nos pueden entregar”.

Jhonattan Salas, Jefe de carrera de Psicopedagogía calificó la actividad como un espacio clave para mostrar nuevos focos de acción en esta profesión que contribuyen a comprender y mejorar las prácticas psicopedagógicas desde una visión mucho más holística e integral.

“Desde la vejez es importante que entendamos que nuestro país se hace cada vez más adulto y que las acciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida desde nuestra área serán cada vez más relevantes”.

 Envejecimiento en Chile

Al hablar del envejecimiento, la psicopedagoga aclaró que, así como la niñez, adolescencia y adultez son parte de la vida, la vejez es igual de importante ya que es la última etapa del ciclo vital; un proceso que avanza que es progresivo y no se detiene. “Todos transitamos día a día hacia allá, los psicopedagogos intervenimos en el envejecimiento y lo cierto es que lo hacemos desde los niños en adelante porque día a día envejecemos. No tenemos como esquivar esta etapa”, precisa al respecto.

Desde allí planteó que Chile es el segundo país de América Latina más envejecido después de Brasil, con un porcentaje poblacional de un 17,3% de la población nacional, que hoy día está sobre los 60 años. “Lo que tenemos que preguntarnos para poder visualizar nuestro campo laboral es en qué condiciones estamos llegando a los 60 años, en qué contexto cognitivo se está envejeciendo en Chile y cuáles son los estados emocionales en los cuales envejece un adulto mayor en el país porque las condiciones económicas son conocidas por todos, sabemos que la pobreza hoy reina en el envejecimiento”.

Según la ex Directora Regional del Senama Bio Bío, Carol Lagos, en el país actualmente existen 58 adultos mayores por cada 100 niños de 0 a 14 años, para el 2020 serán 83 y en el 2022 se registrarán unos 103. Un gran desafío para los profesionales dado que las personas adultas están viviendo muchos más años con un factor diferenciador, y es que no se envejece de la misma manera entre 80-90 años que aquellas que viven hasta los 100 o un poco más.

“La población envejecida está más envejecida aún y no es lo mismo estar de adulto mayor de 60 a 70 años que de 80-90 o de 90-100. No se envejece en las mismas condiciones, son muchos factores que se toman en cuenta a la hora de intervenir psicopedagógicamente a las personas mayores”.

 Psicopedagogía en el Adulto Mayor

En cuanto a la atención psicopedagógica en el adulto mayor, agregó que la estimulación cognitiva es la primera intervención que debe realizar este profesional para poder integrar en la persona habilidades vinculadas a la planificación, flexibilidad, monitorización, autorregulación, fluencia verbal y las habilidades visoespaciales con el objetivo de facilitarle al individuo la adaptación a situaciones o rutinas de acción simple de su quehacer diario. “Las funciones cognitivas son las primeras en deteriorarse en esta etapa de la vida, por lo tanto, al envejecimiento todos llegamos con nuestras capacidades disminuidas y nos va a costar aprender, por ello, no es lo mismo enseñarle a un niño de 5 años inglés que a una persona de 40 años”.

A ello sumó que mientras más se somete el cerebro a desafíos, grandes cambios y aprendizaje se generan muchas más conexiones neuronales y, por ende, la adquisición de nuevos conocimientos. Con esto resulta evidente que una de las características del envejecimiento es la pérdida progresiva de condiciones cognitivas, específicamente de memoria, atención y velocidad en el procesamiento de la información.

“Este deterioro cognitivo depende de muchos factores fisiológicos y ambientales, no es lo mismo envejecer en Concepción que en el Alto Biobío o una persona mayor que envejece en Chillán a la que envejece en Santiago, no es la misma historia ni el mismo nivel educacional. Hoy día un 8% de la población de adulto mayor es analfabeta aún en Chile, la mayoría vive en sectores rurales entonces hay mucho que hacer con los adultos mayores”, sostuvo.

Asimismo, indicó que el psicopedagogo además de ser un apoyo profesional importante en la detección temprana de enfermedades propias del envejecimiento, es un agente fundamental en la atención de necesidades cognitiva complejas que promueve la estimulación para mejorar la calidad de vida del adulto mayor. Para mantener el cerebro activo es necesario enfrentarlo a aprendizajes de situaciones nuevas que lo alejen de la rutina y lo desafíen constantemente, por eso es tan importante conectarse con el adulto mayor para que se tracen metas y puedan controlar la impulsividad conductual y emocional”.

 Es así entonces como la estimulación permanente fortalece sus capacidades y retrasa el proceso de deterioro cognitivo propio del envejecimiento, un desafío que sin duda mejora su calidad de vida y potencia sus capacidades sanas, pues se ponen práctica y en funcionamiento el análisis, atención, percepción y la crítica sobre aquello que está realizando.