Miel monofloral de Alto Bío Bío es certificada como única en el mundo

Un importante resultado arrojó el informe final de la investigación que realizó el Departamento de Ciencias y Tecnología Vegetal de la Universidad de Concepción – Campus Los Ángeles, en coordinación con INDAP y la Municipalidad de Alto Bío Bío, el cual indicó que la miel que se produce en la zona cordillerana “es única en su tipo, de alta calidad, endémica y cumple con los más altos estándares chilenos y extranjeros”.

Así lo confirmó Max Troncoso, investigador del laboratorio de Palinología y ecología vegetal de la Universidad de Concepción, quien lideró la investigación, que incluyó a 8 apicultores pehuenches de las comunidades de Pitril, Malla Malla y Butalelbún, y más de 200 colmenas.

El objetivo de esta primera investigación dijo Max Troncoso, fue caracterizar las mieles del territorio de Biobío cordillera, desde el punto de vista de la composición botánica, fisicoquímica y microbiológica, ya que no se conocía de qué estaba hecha la miel, “ahora sabemos que el origen floral de la miel de Alto Bío Bío es en su mayoría monofloral, lo cual significa que al menos el 45% del total de sus granos de polen corresponden a una misma especie vegetal”.

En este contexto, el investigador indicó que “a cada apicultor se le entregó un informe técnico acerca de la composición botánica, fisicoquímica y microbiológica de sus mieles, el cual les servirá para conocer su producción y poder negociar un mejor precio ante sus compradores, ya que su miel ahora está analizada y cumple todo lo solicitado por las normas nacionales e internacionales de inocuidad para mieles”.

Max Troncoso, agregó que “INDAP puede apoyar el trabajo que la Universidad de Concepción está realizando, a través de una estructura de capacitación técnica para los diversos tópicos que abarca la apicultura, de manera tal de educar y capacitar de manera óptima y sistemática a los apicultores. También sería importante generar una línea de financiamiento en el tema de la apicultura para estudios reales y validados que permitan obtener productos de calidad, y con ello apuntar a que los apicultores puedan obtener un mayor valor agregado”.

La jefa del Área INDAP Alto Bío Bío, Karen Valenzuela, destacó que estos resultados aportan mucho al trabajo que la institución está realizando con los agricultores del Programa de Desarrollo Territorial Indígena (PDTI), “actualmente INDAP apoya a 1.080 usuarios en Alto Bío Bío -de los cuales más del 30% se dedica a la apicultura junto a otros rubros- reafirmando el compromiso que tenemos de continuar potenciando la apicultura y llegar a fin de año con al menos una sala de cosecha con resolución sanitaria”.

En tanto, la apicultora María Cifuentes Vita del sector Pitril, destacó en el Diario La Tribuna, que “este estudio le va a servir para seguir creciendo como productora, ya que le gusta trabajar con las abejas porque la miel se vende bien”.

Por su parte, el alcalde de Alto Bío Bío, Nivaldo Piñaleo señaló en el portal Comunicaciones Interculturales de la comuna, que “este estudio que coordinamos con la Universidad de Concepción e INDAP, es una herramienta más para que nuestros apicultores locales puedan fortalecer su trabajo, generar mayores ingresos y mejorar la calidad de vida de sus familias y comunidades, beneficiando a la naturaleza en el proceso”.

Prensa Indap Biobío